La Voz de Polanco y el traidor de la industria, Eduardo Solórzano, quedaron en ridículo

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

Chantajearon a las autoridades de la alcaldía Miguel Hidalgo y del gobierno de la Ciudad de México; se hicieron pasar por representantes vecinales de las colonias Polanco, Roma, Condesa, Hipódromo; traicionaron a restauranteros y ¿todo para qué? Para quedar en ridículo.

El acuerdo que alcanzaron la víspera los verdaderos vecinos y representantes de varias colonias de la ciudad con autoridades y restauranteros demostró que al final del día, no vale la grilla, ni la politiquería cuando se trata del bien de la ciudad.

Demostrar que el empresario restaurantero Eduardo Solórzano estaba coludido con La Voz de Polanco contra los propios restauranteros.

Te puede interesar: Ya salió el peine ¿Quién está detrás de las protestas de vecinos de Polanco?

TODOS los vecinos que firmaron, a excepción de la Voz de Polanco, avalaron el programa de la Ciudad al Aire Libre y TODOS, a excepción de la Voz de Polanco, pidieron que fuera permanente. En la reunión donde se firmaron los acuerdos, Solórzano demostró que a quien le sirve no son a los restauranteros sino a la Voz de Polanco.

Por mucho que la presidenta de la Voz de Polanco, Mayte de la Rivas, quiso colgarse las medallas de que ella había logrado el acuerdo, los vecinos de las otras colonias le pusieron un hasta aquí, dijeron que no los representaba y la tiraron de a loca. 

Hay que recordar que De la Rivas ha sido acusada de ocupar a los vecinos para sus propios intereses políticos y que tiene desde 2019 acusaciones de extorsión que han denunciado restaurantes y desarrollos inmobiliarios de Polanco. Ella que se hacía pasar por representante de media Ciudad de México enfrentó a algo que no esperaba;a la verdadera representación vecinal. 

Demostrar que el empresario restaurantero Eduardo Solórzano estaba coludido con La Voz de Polanco contra los propios restauranteros.

También perdieron los supuestos restauranteros Eduardo Solorzano y Giulliano Lopresti, que vive desde hace unos años en Miami y que es consejero de la Voz de Polanco, porque al final los restauranteros lograron que se quedara el programa que tanto bien ha hecho a los lugares y a la ciudad.

JGR