¿Por qué baja Kukulkán por la pirámide de Chichén Itzá?

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

La cultura maya es conocida en el mundo por su astronomía y sus conocimientos al respecto. Sin duda, las enseñanzas de esta ancestral cultura han trascendido por años, y durante el equinoccio de primavera el cielo de Yucatán es testigo del descenso de Kukulkán por las escalinatas del Castillo de Chichén Itzá para “reunirse” con los espectadores.

Así es, en la pirámide de Chichén Itzá o Templo de Kukulkán se observa la sombra de una serpiente que parece bajar mientras transcurre el día; es decir, gracias al movimiento del sol, las sombras generan el efecto de movimiento al proyectarse a lo largo de la escalera, únicamente en el equinoccio de la primavera y en el de otoño.

Esto habla de los estudios que los mayas tenían respecto a la astronomía y a la arquitectura, por lo que hicieron que su construcción principal en Chichén Itzá, es decir, la pirámide de Chichén Itzá o Castillo de Kukulkán dedicada a la serpiente emplumada, estuviera posicionada de tal manera que el sol generara el fenómeno dos veces al año.

Kukulkán desciende por la pirámide de Chichén Itzá

Un poco de historia

La historia de la pirámide de Chichén Itzá, dedicada a Kukulkán yace en un tiempo en el que los guerreros toltecas de Tula llegaron a lo que hoy conocemos como Yucatán. Ahí vivían los mayas, una comunidad culta, pero poco preparada para la pelea, por lo que fueron blanco fácil de conquista. Así, en poco tiempo, adoptaron al dios principal como propio, Kukulkán, cuyo equivalente en la cultura azteca era Quetzalcóatl.

La adoración de la nueva deidad sumado a los estudios astronómicos que los mayas presumían, dieron como resultado un calendario conformado por 18 meses de 20 días cada uno y un mes con cinco días nada más, en conjunto daban 365 días. Este calendario solar era leído a la perfección por los sacerdotes y ellos determinaban los mejores días de la siembra, los de cosecha y las lluvias. Ellos dirigieron la construcción de la pirámide de Chichén Itzá, que al ser objeto del sol dos veces al año, genera un fenómeno único: Kukulkán baja por su templo.

También lee: ¿Cuándo ocurrirá el equinoccio de primavera 2022?