Este sistema de velas inflables reduce el impacto ambiental de embarcaciones

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

Últimamente, el tema del impacto ambiental y la búsqueda de alternativas que ayuden a reducir la contaminación del medio ambiente se basa en el propio uso de las energías renovables y de todo lo que la naturaleza ofrece a su favor.

Como es el caso del aire, este elemento que en cuestiones de navegación es una fuente vital; ya que es el permite que los barcos que usan velas poder moverse sin necesidad de generar sustancias o gases contaminantes.

Con tal de reducir el impacto ambiental y el consumo de combustible en barcos, la empresa francesa Michelin presentó un sistema de velas inflables que permite que un barco reduzca su consumo de combustible de hasta 20 por ciento y que llamó Wing Sail Mobility (WISAMO).

Durante la Cumbre Mundial de Movilidad Sostenible Movin’On 2021 se presentó el objetivo de este proyecto: ayudar a descarbonizar el transporte marítimo, lo que implica menos emisión de dióxido de carbono (CO2) y por ende, unirse a la lucha contra el calentamiento global.

WISAMO es un sistema automatizado, que permite a las velas inflarse y a su vez retraerse con facilidad; lo mejor de estas velas es que pueden instalarse en cualquier barco, tanto en buques mercantes, graneleros, petroleros y gaseros, así como en embarcaciones de recreo.

“La ventaja de la propulsión eólica es que la energía del viento es limpia, gratuita y universal. Es una forma muy prometedora de reducir el impacto medioambiental de los buques mercantes”, explicó Michel Desjoyaux, marinero experto.

Está previsto que WISAMO entre en producción y se instale por primera vez en un buque mercante en 2022, después de finalizar la fase de pruebas.

Las velas como alternativa al combustible

Regresando al sistema tradicional de navegación, varios proyectos de ingenieros navales buscan retomar este sistema en las embarcaciones modernas, agregándoles la vela tradicional como un método de ahorro de combustible.

Y es que estos métodos buscan que el sistema de propulsión sea con el uso de las energías renovables, y que mejor opción, que el propio viento; sin embargo lo que se busca es tener una hibridación entre vela y combustible.

Tal es el caso del wPCC, este barco que emplea el uso de cinco velas que aprovechan el empuje del viento para poder navegar; el proyecto es creación de dos ingenieros españoles que han tomado la idea de la hibridación, haciendo uso de motores de combustión y las velas.

Otro ejemplo de hibridación, es el yate de lujo Ice Kite, que al igual que el wPCC, tiene la estructura de un barco a motor, pero lo que cambia aquí, es que este es un yate, así que adoptó el uso de una cometa para poder impulsarse cada que el viento sople.

Y finalmente, el más novedoso y llamativo, pues es un crucero que permite llevar a bordo 200 personas, y cuenta con un diseño de galeón, de ahí su nombre, The Galleon cuenta con la tecnología de propulsión a vela, ya que está estructurado con cuatro mástiles que permiten que las velas se levanten y puedan impulsar el enorme barco.

Te puede interesar: Estos drones marinos ayudan a la lucha contra el cambio climático

AOP