Esta es la razón por la que comes bolillo después de un susto

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

El día de ayer 3 de marzo, en la Ciudad de México se pudo percibir un leve temblor, por lo que una de las creencias más arraigadas entre la población es comer bolillo ‘pal susto’, pero ¿De dónde proviene esa ‘solución’? Aquí te contamos.

Esta es la razón por la que comes bolillo después de un susto

Detrás de la creencia de “bolillo pal susto” se encuentra la percepción de que los espantos o sustos tienen repercusiones en nuestro sistema digestivo. Para ser más precisos, existen sintomatologías derivadas del estrés y la ansiedad, como la ansiedad estomacal. La ansiedad estomacal generalmente se asocia con dolores o falta de apetito, resultados de la producción de cortisol, conocida por ser la hormona del estrés, y el aumento de la acidez estomacal.

De la mano de la ansiedad estomacal, también se encuentra la creencia de que un susto puede ser capaz de provocarnos malestares estomacales y hasta diabetes. ¿Es posible que un susto cause diabetes? La respuesta corta es no. Un susto, por más fuerte que sea no provoca por sí mismo la diabetes, ya que esta enfermedad requiere de más factores para presentarse o desarrollarse.

En otras palabras, no es que el bolillo tenga alguna propiedad que ayude a contrarrestar los efectos de los sustos en nuestro cuerpo, por más que nuestras mamás, abuelas y la creencia popular nos lo haga creer. En realidad, pensando que el miedo incrementa la acidez estomacal, entonces quizá una mejor opción sea tomar un antiácido para evitar cualquier malestar.

Esta es la razón por la que comes bolillo después de un susto

Beneficios del bolillo

El origen del bolillo es incierto y existen diversas teorías, pero lo que queda claro es que su creación fue posible gracias a la introducción de granos como el trigo. Este pan salado que se caracteriza por ser crujiente por fuera y suave por dentro, ha sido una insignia en las comidas mexicanas, y es común que en las panaderías se venda caliente.

Según el Sistema Mexicano de Alimentos Equivalentes, una pieza de bolillo que en promedio es de 60 gramos, tiene 183 calorías, 5.7 gramos de proteína, 39 gramos de carbohidratos y 341.5 mg de sodio. Es decir, aunque tiene diversos nutrientes útiles para los humanos, lo cierto es que consumirlo en exceso también es dañino, en particular dado su alto nivel de carbohidratos.

Te puede interesar 5 recetas rápidas y fáciles de preparar para esta cuaresma

LM