Asegura turista tener imágenes del monstruo del Lago Ness

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

Una de las tantas leyendas que existe en el mundo, es la del monstruo del Lago Ness aunque muchas personas continúan buscando pruebas que demuestren su existencia. Pero un turista aseguró tener fotos que comprueban la presencia de algo grande a 120 metros de profundidad en el lago escocés.

Tom Ingram, de Portsmouth, se encontraba navegando en un crucero turístico por el lago Ness. Durante su paseo asegura haber visto algo grande en el sonar (el radar de los pasajeros que pueden ver como parte de la experiencia).  Dijo que el objeto estaba en movimiento en las profundidades del lago.

El turista aprovechó para tomar algunas fotos del sonar y la presentó al mundo. El Registro Oficial de Avistamiento de Monstruos del Lago Ness la aceptó y aseguró que este fue el segundo avistamiento de “Nessie” en lo que va del año. Esto según información del diario Mirror.

El avistador contó todo lo que vivió y cómo se enteró que estaba presenciando el avistamiento de la leyenda mejor conocida como el monstruo del Lago Ness. 

“Decidimos tomar uno de los cruceros regulares desde Fort Augustus para obtener algunas fotos panorámicas del lago mientras estamos aquí”.

Cuando estaban en la mitad del camino, para ser más preciso en el lado de Invermoriston. 

“Fuimos alertados de una forma extraña que se formaba en el sonar. Al principio, pensamos que era parte del crucero, algo para los turistas, pero rápidamente se hizo evidente que lo que estaba mirando era en tiempo real y grande”, explicó.

Sabe que esto cada vez se considera más un mito, pero le dejó una pequeña duda al ser sorprendido por encontrarse algo tan grande. Eso sí, la emoción de poder tener esa sorpresa durante su recorrido nadie se lo va a quitar. 

“Al principio estábamos emocionados y luego desconcertados por lo que habíamos visto”.

También lee: Conoce la leyenda japonesa de la “piedra asesina” y las consecuencias de su ruptura

La temporada de avistamientos del conocido como monstruo del lago Ness comenzó este año en marzo, pero con polémica pues el Registro oficial de avistamientos del monstruo del lago Ness anotó esa primera aparición y después la borró, para aceptarla de nuevo y volverla a borrar. 

Esta historia en torno a Nessie, un supuesto gran animal acuático que habitaría en las aguas del conocido lago escocés, comenzó cuando el avistador Eoin O’Faodhagain vio en una webcam que apunta permanentemente a las aguas del lago una sombra sospechosa. 

Tras analizar las estelas del agua y los movimientos de una apenas perceptible mancha oscura en el agua, procedió a dar parte. Y en un principio el Registro oficial de avistamientos lo anotó, pero después procedió a borrarlo con la idea de que eran dos personas haciendo paddle surf. 

“Se ha sugerido que el avistamiento consiste en dos personas que practican el paddle board, y por eso se ha eliminado del Registro Oficial de Avistamientos”, explicó el propio Eoin O’Faodhagain.

“Personalmente no estoy de acuerdo con esa apreciación. Viendo dos objetos desde más de una milla de distancia (1,6 km) de la cámara web en resolución 360, si fueran dos paddle boarders sólo aparecerían como dos puntos en la pantalla y ciertamente no dejarían esas estelas como movimientos y perturbación claramente visible en las aguas del Lago Ness en el momento del avistamiento”, defiende su hallazgo el avistador.

Tras tiras y aflojas, Gary Campbell, que gestiona el Registro Oficial, accedió a hacer la anotación, correspondiente al 23 de marzo de 2022. Sin embargo, poco después de haberse hecho eco de ella, el Registro la borró una vez más, para desconcierto del avistador y de los aficionados a esta leyenda. 

Así, el primer avistamiento registrado de este año es el del 30 de marzo, cuando un documentalista y su socio dijeron haber visto algo “de marrón en color, casi se parecía a la joroba de una ballena rompiendo la superficie, sin aleta, hubo un movimiento definido pero no se vio mucho del movimiento antes de que los árboles lo oscurecieran, era de un tamaño muy grande de al menos 15 pies de largo (4,5 metros)”.