Sputnik V tiene una eficacia de 91.6% en última fase de ensayos

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

La vacuna rusa Sputnik V tuvo una eficacia de 91,6% para prevenir el desarrollo del Covid-19,  esto de acuerdo con  los resultados de la última fase de los ensayos clínicos realizados por el Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya.

De acuerdo con las conclusiones de los investigadores, las cuales fueron reveladas en la revista médica internacional The Lancet, los resultados del ensayo de fase III implican que el mundo tiene otra arma eficaz para luchar contra la pandemia.

La Sputnik V demostró además ser segura en grupos vulnerables como personas de la tercera edad.

Te podría interesar: Aclara embajada rusa mitos sobre vacuna Sputnik V

Además, justifican en cierta medida la decisión de Moscú de lanzar la vacuna antes de la publicación de los datos definitivos.

Los resultados, cotejados por el Instituto Gamaleya de Moscú, que desarrolló y probó la vacuna, coincidieron con los datos de eficacia comunicados en las primeras fases del ensayo, que se está realizando en Moscú desde septiembre.

Los resultados se basaron en los datos de 19.866 voluntarios, de los cuales una cuarta parte recibió un placebo, dijeron los investigadores, dirigidos por Denis Logunov, del Instituto Gamaleya.

La Sputnik V demostró además ser segura en grupos vulnerables como personas de la tercera edad.

Tenían razón con la Sputnik V

Desde que comenzó el ensayo en Moscú, se registraron 16 casos de Covid-19 sintomático entre las personas que recibieron la vacuna, y 62 en el grupo placebo, dijeron los científicos.

Te podría interesar: Video: México recibirá 24 millones de vacunas Sputnik V

Esto demostró que un régimen de dos dosis de la vacuna (dos inyecciones basadas en dos vectores de adenovirus diferentes, administradas con 21 días de diferencia) tiene una eficacia de 91,6% contra el Covid-19 sintomático.

Rusia aprobó la vacuna en agosto, antes de que comenzara el ensayo a gran escala, diciendo que era el primer país en hacerlo para una vacuna contra el Covid-19. La llamó Sputnik V, en homenaje al primer satélite del mundo, lanzado por la Unión Soviética.

Un pequeño número de trabajadores sanitarios de primera línea empezó a recibirla y en diciembre se inició un despliegue a gran escala, aunque el acceso se limitó a quienes ejercían profesiones específicas, como profesores, trabajadores médicos y periodistas.

En enero la vacuna ya estaba a disposición de todos los rusos.

Rusia ya ha compartido los datos de su ensayo de fase III con los organismos reguladores de varios países y ha iniciado el proceso de presentación a la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) para su aprobación en la Unión Europea.

En el ensayo participaron 2.144 voluntarios mayores de 60 años y la vacuna demostró una eficacia del 91,8% cuando se probó en este grupo, sin que se registraran efectos secundarios graves que pudieran asociarse a la Sputnik V, según el resumen de The Lancet.

También se comprobó que la vacuna es 100% eficaz contra el Covid-19 moderado o grave, ya que no hubo ningún caso de este tipo entre el grupo de 78 participantes que estaban infectados y sintomáticos a los 21 días de la administración de la primera inyección. Se produjeron cuatro muertes de participantes, pero ninguna se consideró asociada a la vacunación, según The Lancet.

Sputnik V ha sido aprobada por 15 países, entre ellos Argentina, Hungría y Emiratos Árabes Unidos, y la cifra llegará a 25 a finales de la próxima semana.

El fondo soberano también dijo que las vacunaciones con Sputnik V comenzarán en una docena de países, entre ellos México, Hungría, Bolivia, Emiratos Árabes Unidos, Venezuela e Irán.

JGR