Las razones para celebrar este 13 de abril el Día Internacional del Beso

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

¿Te gusta dar besos? El 13 de abril de cada año se celebra en todo el mundo el Día Internacional del Beso. Una celebración con la que se pretende recordar a las personas el simple placer asociado con el beso por el beso mismo. Por tanto, no se trata solo del beso como mera formalidad social o como preludio de las relaciones sexuales. Es un día en el que se reivindica la expresión de la intimidad que comporta por sí mismo el beso. Pero, ¿de dónde surge esta celebración y por qué se lleva a cabo este día?

El beso es un acto que estrecha vínculos entre las personas y con el que se puede demostrar afecto o un saludo. El 13 de abril se conmemoran los besos románticos, los besos en la mejilla, los besos de padres a hijos y los besos entre amigos. Una clara alusión a la importancia que tiene en nuestra sociedad un sencillo gesto como este.

Te puede interesar: Los datos que debes saber hoy en el Día Internacional de la Mujer

Estas son las razones para celebrar el Día Internacional del Beso.

¿Por qué se celebra el 13 de abril?

El Día Internacional del Beso se celebra en homenaje al beso de más larga duración que se ha registrado en la historia. Este tuvo lugar en Tailandia, precisamente un 13 de abril, para conmemorar el Día de San Valentín.

El primer concurso se celebró en Tailandia en el año 2011. En él, una pareja tailandesa estableció el primer récord mundial con el beso más largo de la historia. Aquel beso tuvo una duración de 46 horas, 24 minutos y 9 segundos. Un año más tarde, en el concurso del 2012, una pareja gay marcó un nuevo récord al besarse durante 50 horas, 25 minutos y 01 segundo. 

Sin embargo, en el año 2013 la misma pareja tailandesa del 2011 volvió a establecer un nuevo registro mundial. En esta ocasión, elevaron su récord con un beso que duró 58 horas, 35 minutos y 58 segundos. Los ganadores, Ekkachai y Laksana Tiranarat, recibieron un premio de 57 mil 500 pesos (2.500 euros) y dos anillos con diamantes. 

Como dato curioso, ese año 2013 las nueve parejas de enamorados que tomaron parte en el evento no tenían derecho a sentarse y debían besarse sin parar. No podían dejar de hacerlo ni cuando bebieran un poco de agua con una pajita ni cuando fueran juntos al baño.

¿Beneficios por darse un beso?

Un beso no es solo el mero hecho de conectar física y emocionalmente con otra persona. Es un acto que puede reportar muchos beneficios, ya que con él liberamos endorfinas, la hormona del placer, una sustancia que nos ayuda a conectar mejor con la otra persona.

Un beso aumenta los latidos de nuestro corazón, por lo que disminuye la presión sanguínea. Un acto que ayuda a dilatar los vasos para que la sangre fluya de manera firme y pueda llegar más fácilmente a todos los órganos vitales. Además, hay estudios que aseguran que besarse puede alargar la vida hasta en cinco años. La clave de todo ello se encuentra en las ya mencionadas endorfinas.

Estas hormonas de la felicidad nos ayuda a tener una actitud más positiva ante la vida, por lo que contribuye a reducir los niveles de ansiedad. La liberación de endorfinas también mejora nuestra autoestima. Al conectar con otra persona y sentirnos deseados, aumenta la sensación de placer y bienestar con nosotros mismos.

Asimismo, hay expertos que aseguran que el beso funciona como si de un lifting se tratase. Besarse ayuda a que la piel de la cara se estire, por lo que ayuda a combatir las arrugas que aparecen con el paso del tiempo. En el momento de besarnos, estimulamos los músculos faciales. Estos se tensan y se tonifican, ofreciendo a la larga un mejor resultado en el rostro.