¡Está en el aire! Científicos afirman que Covid puede vivir en espacios cerrados

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

A un año de que comenzó la pandemia, nn grupo de expertos impulsa de nueva cuenta la teoría de que el Covid-19 puede propagarse por el aire.

Esa nueva aceptación, de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) tiene implicaciones concretas.

En ellas, los científicos están pidiendo que se revisen los sistemas de ventilación como se hicieron los suministros públicos de agua en el siglo XIX después de que se descubriera que las tuberías fétidas albergaban cólera .

Un aire interior más limpio no solo combatirá la pandemia, sino que minimizará el riesgo de contraer gripe y otras infecciones respiratorias que cuestan a Estados Unidos más de 50 mil millones de dólares al año, dijeron investigadores en un estudio publicado en la revista ‘Science’, el viernes.

Por lo tanto, evitar estos gérmenes y sus enfermedades asociadas y aumentar la productividad en las oficinas, las empresas deben invertir en mejorar la ventilación y la filtración de aire en los edificios.

Zumbido en los oídos; posible secuela de Covid

Te podría interesar: Posponen primer simulacro Nacional por vacunación de Covid-19

“Estamos acostumbrados al hecho de que tenemos agua limpia proveniente de nuestros grifos, pero no siempre sucede así; y mucho menos con el aire.”, señaló Lidia Morawska, profesora distinguida de la escuela de ciencias de la tierra y la atmósfera de la Universidad Tecnológica de Queensland en Brisbane, Australia, quien dirigió el estudio.

Morawska y su equipo de trabajo, que incluye a 39 científicos de 14 países, exigieron el reconocimiento universal de que las infecciones se pueden prevenir mejorando los sistemas de ventilación interior.

Los realizadores del estudio pidieron a la OMS que amplíe sus pautas de calidad del aire interior para cubrir los patógenos transmitidos por el aire y que los estándares de ventilación de construcción incluyan un flujo de aire más alto, tasas de filtración y desinfección, y monitores que permitan al público medir la calidad del aire que están respirando.

Se necesita un “cambio de paradigma en la escala que ocurrió cuando el Informe Sanitario de Chadwick en 1842 llevó al gobierno británico a alentar a las ciudades a organizar suministros de agua potable y sistemas de alcantarillado centralizados”, indicaron en su estudio.

“Nadie se hace responsable del aire, pero este mismo aire puede ser de cualquier calidad y contener gran cantidad de virus y patógenos”, aseveraron.

Expertos confirmaron que el Covid-19 puede permanecer en el aire acondicionado y en espacios cerrados.

Te puede interesar: Descubren que Covid-19 también deja secuelas en el hígado

El SARS-CoV-2 se multiplica en el tracto respiratorio, lo que le permite propagarse en partículas de diferentes tamaños emitidas por la nariz y la garganta de una persona infectada al respirar, hablar, cantar, toser y estornudar.

Las partículas más grandes, incluidas las salpicaduras visibles de saliva, caen rápidamente y se depositan en el suelo o superficies cercanas, mientras que las más pequeñas (aerosoles invisibles a simple vista) pueden transportarse más lejos y permanecer en el aire más tiempo, según la humedad, temperatura y el flujo de aire.

Son estas partículas de aerosol, que pueden permanecer durante horas y viajar en interiores, las que han avivado los contagios en todo el mundo.

Aunque las infecciones transmitidas por el aire, como la tuberculosis, el sarampión y la varicela, son más difíciles de rastrear que los patógenos transmitidos en alimentos y agua contaminados; las investigaciones de los últimos 16 meses respaldan el papel que juegan los aerosoles en la propagación del virus pandémico.

Expertos confirmaron que el Covid-19 puede permanecer en el aire acondicionado y en espacios cerrados.

Eso llevó a recomendaciones oficiales para el uso público del cubrebocas y otras estrategias de control de infecciones. Pero, incluso esos se produjeron después de que los científicos de aerosoles presionaron por medidas más estrictas para minimizar el riesgo.

Los dirigentes del CDC publicaron una carta abierta respaldada por 239 científicos en julio pasado solicitando a las autoridades mundiales que respalden precauciones adicionales, como aumentar la ventilación y evitar la recirculación de aire potencialmente cargado de virus en los edificios.

La guía de la OMS se ha modificado al menos dos veces desde entonces, aunque la organización con sede en Ginebra sostiene que el coronavirus se propaga “principalmente entre personas que están en contacto cercano entre sí, por lo general dentro de un metro“.

JGR