Subastan primer mensaje de celular en casi 150 mil dólares

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

El primer SMS de la historia, enviado por el operador Vodafone el 3 de diciembre de 1992, fue subastado este martes como NFT por 107 mil  euros (más de 120 mil dólares) en una venta organizada por la casa Aguttes en Francia.

El comprador, un canadiense que trabaja en el sector de las nuevas tecnologías. Es ahora el propietario exclusivo de una réplica digital única del protocolo de comunicación original que transmitió este SMS.

Tras añadir los gastos de subasta, el mensaje fue vendido al final por 132 mil 680 euros (unos 149 mil dólares).

Esta es la historia del primer mensaje enviado desde un celular, el cual alcanzó una exorbitante cifra al ser subastado.

Te puede interesar: ¿Quieres saber si ya le llegó tu mensaje o solo te ignora? Aquí te contamos

Recibido en su momento por el empleado de Vodafone Richard Jarvis, el mensaje de texto tiene 15 caracteres y dice “Feliz Navidad”.

La denominación NFT es un acrónimo de Non-Fungible Token, que en español quiere decir ficha no fungible.

Se trata de un nuevo tipo de activo numérico, como las criptomonedas y utiliza la misma tecnología de las cadenas de bloques (“blockchain”) que consisten en una forma de identificación que involucra a una multitud de individuos, sin un núcleo aglutinador.

Esta es la historia del primer mensaje enviado desde un celular, el cual alcanzó una exorbitante cifra al ser subastado.

Un NFT u “objeto digital” es único y no puede ser intercambiado por un equivalente.

La mayoría de los compradores son coleccionistas o especuladores que esperan poder venderlas más tarde y ganar un dividendo.

De hecho, los NFT fueron protagonistas de varias subastas con precios de infarto. El récord fue alcanzado por el artista estadounidense Beeple con una obra totalmente digital por 69.3 millones de euros (más de 78 millones de dólares) en marzo en la casa Christie’s de París.

JGR