Incendian auto de árbitro tras polémico partido (Video)

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

En Bosnia Herzegovina, varios aficionados descontentos del Velez Mostar incendiaron el auto de un árbitro al que esperaron en un túnel tras un partido de su equipo contra Borac Banja Luka, en el marco del campeonato local de futbol.

De acuerdo con la policía del país balcánico, tras ese partido disputado en la ciudad de Mostar, interrumpido a pocos minutos del final tras la invasión del terreno efectuada por varias decenas de aficionados del Velez, el árbitro Sabrija Topalovic y sus dos asistentes emprendieron el regreso hacia Sarajevo.

Los hechos ocurrieron en Bosnia tras un partido del campeonato del país balcánico ante la molestia de los aficionados.

Te puede interesar: ¡Que oso! Regañan a futbolistas mexicanos por pasar línea en Tren Bala de Japón

Su vehículo fue interceptado en un túnel por otro auto en el que se encontraban cuatro personas, indicó un responsable policial.

Tras haber dañado el auto, lo incendiaron. Una persona herida fue hospitalizada en Jablanica”, explicó este policía, añadiendo que los autores eran buscados.

Te puede interesar: Temen mujeres futbolistas por su vida ante llegada del Talibán

El auto resultó quemado en su totalidad, según una foto difundida en la prensa local.

Aficionados del Velez descendieron al césped en el minuto 82 del partido, tras un segundo gol que aseguraba la victoria (2-0) del Borac, actual campeón, y después de haber protestado varias decisiones del árbitro.

Los hechos ocurrieron  en Bosnia tras un partido del campeonato del país balcánico ante la molestia de los aficionados.

Este tipo de incidentes son raros en el campeonato bosnio, aunque a veces los árbitros reciben acusaciones de corrupción.

A finales de 2020, dos árbitros y un responsable de una comisión de arbitraje de la segunda división, fueron inculpados por corrupción en partidos a cambio de pagos que iban de mil 500 a tres mil 500 euros por encuentro.

JGR