Detecta si hay pulgas en tu cama por dormir con tu mascota

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

Aunque dormir con nuestras mascotas fortalece los lazos de confianza, lo cierto, es que podría dejar una sorpresa en tu colchón, por ejemplo, pulgas en tu cama si te gusta dormir con ellas.

¿Es bueno dormir con tus mascotas?

De acuerdo con especialistas del instituto médico Mayo Clinic, dormir con las mascotas en la misma habitación tiene ciertos beneficios sólo si se limita al dormitorio, más no a la cama, por ejemplo, brindar seguridad, reducir los niveles de estrés o ansiedad o fortalecer la confianza de la mascota.

El problema más grande de dormir con nuestra mascota en la misma cama es que afectamos nuestro ciclo de sueño, al reducir las horas que deberíamos dormir se perturba la capacidad del cerebro para repararse a sí mismo a nivel celular. 

Por otra parte, corremos el riesgo de desarrollar enfermedades respiratorias como alergias o asma, debido a que las mascotas también desprenden piel muerta a través de caspita, a los alérgenos que están presentes tanto en su saliva como en el pelo.

También pueden poseer un gusano en el intestino llamado Echinococcus Granulosus, sus huevos pueden salir del cuerpo de la mascota a través de excreciones y llegar a los pulmones o hígado del dueño, describe la Merck Sharp and Dohme (MSD).

Quizá creas que acurrucarte con tu peludo en la cama pueda ser muy relajante, sin embargo, si tu perrito o gatito tiene pulgas en su pelaje es probable que lo pienses dos veces antes de volver a subirlo a tu cama. De acuerdo con la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, estos pequeños insectos se alimentan de la sangre de los humanos, perros, gatos y otros animales de sangre caliente. 

Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), revelan que las pulgas son portadoras de bacterias que pueden causar enfermedades en los humanos, por ejemplo, el tifus o la peste, padecimientos que pueden causar graves complicaciones en la salud. 

¿Cómo saber si hay pulgas en mi cama?

Presta mucha atención y descubre si hay rastros de estos insectos en tu colchón.

Aunque las pulgas no sólo molestan a tus mascotas, lo cierto es que no se quedan mucho tiempo con nosotros, ya que prefieren anidar en el pelo de las mascotas en lugar de la piel o el cabello humano. A estos insectos les encanta alimentarse de la sangre, por lo cual, no permanecerán mucho tiempo en tu cama, pero sí dejarán su rastro.

Si tus mascotas tienen pulgas, es probable que sus huevos puedan caer sobre tu cama, donde seguramente eclosionarán, recuerda que tienen la capacidad de reproducirse rápidamente, las hembras de la pulga pueden poner de 25 a 50 huevos por día. 

También lee: Estos remedios te ayudarán a eliminar las pulgas de tus mascotas

Estas señales te ayudarán a detectar si hay pulgas en tu cama:

1. Notas puntos rojos en forma lineal que causan picazón a lo largo de las espinillas, tobillos, pies o detrás de las rodillas, pues a diferencia de las chinches, las pulgas pican en la parte inferior del cuerpo donde la piel se siente más caliente y húmeda.

2. Encuentras pequeñas manchas negras en colchón y sábanas, puede tratarse de excremento de pulga o suciedad compuesta de sangre del huésped, ya sea de tu mascota o de ti, ya que excretan al picar y pueden liberar gotitas de sangre mientras se alimentan.

3. Por último y no menos importante, si notas que tu mascota se rasca o muerde su propia piel con desesperación, es muy probable que tengas pulgas en su cuerpo. ¡No ignores esta señal si lo dejas subir a tu cama! Recuerda que no sólo muerden a los peludos.

Una pulga es capaz de sobrevivir de una a dos semanas en los acolchonados o sin presencia de su principal anfitrión, por lo cual, si amas dormir con tu mascota te recomendamos lavar sábanas, ropa de cama y pijamas cada dos días con agua caliente y un chorrito de vinagre blanco.

Ahora que ya sabes cómo identificar si las pulgas de tu mascota están en tu cama, así como las enfermedades que podrían contagiar su mordedura, piénsalo dos veces antes de dormir con tu peludo.