¿Un mundo libre de humo? Las opciones alternativas son la clave

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

Según cifras oficiales recientes, en México hay 15 millones de fumadores adultos. Sin embargo, la postura del Gobierno Federal, a través de la Secretaría de Salud y legisladores afines, ha sido la de modificar la Ley General para el Control del Tabaco, para prohibir los productos alternativos para el consumo de tabaco, libres de humo, y poner más restricciones a los cigarros.

Por ello, la industria tabacalera, en busca de beneficiar la salud pública y respetar el derecho de los fumadores adultos a la información y el acceso a opciones menos dañinas, busca un diálogo abierto y el respaldo de la evidencia científica y la tecnología, para ofrecer mejores productos que el cigarro convencional -tales como los cigarros electrónicos, dispositivos de calentamiento de tabaco y vapeadores– que están libres del humo y, por ende, son de menor riesgo y menos nocivas para la salud.

Los productos de tabaco calentado han reducido en vario países el impacto del cigarro.

Por ejemplo, los organismos científicos y agencias de salud de países como Estados Unidos, Japón, Reino Unido, Alemania y Nueva Zelanda, tras analizar la problemática a fondo, determinaron que los dispositivos electrónicos -como los de tabaco calentado, que reducen hasta 95% la exposición a esas sustancias tóxicas que causan serias enfermedades- son un complemento efectivo a los programas de salud pública y un gran paso para lograr ser naciones 100% libres de humo de cigarros.

Te puede interesar: Regulación de alternativas al cigarro, disyuntiva que enfrenta México

De acuerdo con Philip Morris México, sin este tipo de opciones el 90% de los fumadores adultos seguirá con el hábito de consumir tabaco tradicional, por lo que mediante la plataforma futurosinhumo.com.mx, intenta explicar a las personas los daños causados por el cigarros y la importancia de regular dichos productos alternativos y la necesidad de regularlos en nuestro país, que si bien no están exentos de riesgo, sí son menos nocivos para la salud y hacen una diferencia en la vida de fumadores y no fumadores.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que actualmente en el mundo hay alrededor de 780 millones de personas que afirman querer dejar el cigarro -causante de 8 millones de muertes al año-, pero solo el 30% de ellas tiene acceso a medios que puedan ayudarles a conseguir ese objetivo.

Incluso ha exhortado a los gobiernos de todo el mundo a implantar herramientas que ayuden a abandonar el cigarro a escala mundial y regional y brindar a los ciudadanos acceso a servicios de asesoramiento breve sobre el tema, líneas de atención telefónica gratuita, servicios por vía digital y telefonía móvil, tratamientos de sustitución con nicotina y otros medios de probada eficacia para dejar el hábito de fumar.

“Millones de personas de todo el mundo desean dejar de fumar. Debemos aprovechar esta oportunidad e invertir en servicios que las ayuden a lograrlo. Es fundamental educar a los jóvenes, porque casi 9 de cada 10 fumadores se inician en el hábito antes de cumplir 18 años”, consideró Ruediger Krech, director de Promoción de la Salud del organismo.

ic