Estos son los casos de abusadores sexuales en la política mexicana

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

Pese a que la imagen de un político debe ser recta y pulcra, al ser una figura pública que hasta podría tomarse de ejemplo de rectitud, en México existen casos de personajes que han tenido una serie de actitudes sexuales negativas contra las mujeres.

Al igual que en muchas ocasiones estos delitos quedan impunes o tienen consecuencias mínimas a comparación de lo que pudiera ocurrir con una persona común y corriente, en dado caso de que haya condena, pues en en México de forma lamentable es de los delitos que menos se castigan..

Muchas ocasiones los presuntos afectados acusan a las víctimas de hablar a destiempo y de tratar de ensuciar su “pulcra imagen” sobre todo cuando el acusado busca un cargo de elección  popular.

Los casos más recientes fueron protagonizados por el morenista Félix Salgado Macedonio, quien fue nombrado por Morena como su candidato para la gubernatura de Guerrero, así como el diplomático Andrés Roemer, quienes fueron denunciados por diversos casos de violencia sexual contra las mujeres.

Salgado Macedonio es acusado por varias mujeres de violación, sin que  hasta el momento haya una consecuencia jurídica.

En el caso de Andrés Roemer hasta el momento se tiene registrados 29 casos de abuso sexual contra el diplomático, quien también se desempeña como conductor de televisión en TV Azteca, cuyo dueño Ricardo Salinas Pliego, ha defendido a su “amigo”.

Sin embargo, estos no son los únicos casos de una conducta sexual indebida de miembros de la política nacional.

Uno de ellos es Hilario Ramírez Villanueva, exalcalde de San Blas, Nayarit, quien en plena fiesta de su cumpleaños 44 le alzó la falda a una joven con la que bailaba.

Fue tal el revuelo que causó, que “Layín”, como se le conoce al político, ofreció disculpas públicas por lo sucedido, al argumentar que se dejó llevar por el momento.

Otro caso es el de Francisco Solís Peón, conocido en el mundo político como “Pancho Cachondo”, quien durante su estancia en el centro nocturno “Luxor” de Celaya, fue retratado por las cámaras mientras le quitaba la tanga a una de las bailarinas.

En abril del 2014 el político Cuauhtémoc Gutiérrez, quien fungía como líder del PRI en la Ciudad de México, fue acusado de contratar a un grupo de mujeres como recepcionistas o secretarias a cambio de que tuvieran relaciones sexuales con él. Además fue acusado de dirigir una red de prostitución.

Otro priista en la lista es el recién detenido, por el presunto delito de  tortura contra la periodista Lydia Cacho, exgobernador de Puebla Mario Marín, mejor conocido como “El Gober Precioso”.

En 2006, el otrora mandatario poblano se vio involucrado en un escándalo después de que el periódico La Jornada difundiera una conversación telefónica que tuvo con Kamel Nacif, vinculado a una red de pederastía.

Además de Nacif, Marín Torres brindó protección a una red de empresarios pederastas, encabezada por Jean Succar Kuri, en la que está incluido Roberto Javier Henaine Buenrostro, acusado de abusar de su hija de cuatro años de edad.

En junio de 2012 salió a la luz un video en que el entonces perredista y exdelegado en Tláhuac, Rubén Escamilla Salinas, fue filmado por una mujer, a quien le pidió favores sexuales a cambio de darle un empleo de base.

En otros lados también sucede

A nivel internacional también hay escándalos sexuales en las más altas esferas del poder siendo el caso más célebre el del presidente William Clinton y la becaria de la Casa Blanca, Monica Lewinsky.

Durante su tiempo en la Casa Blanca como becaria, Lewinsky mantuvo relaciones con el presidente Clinton, a quien le practicó sexo oral en el despacho Oval de la Casa Blanca durante su horario de trabajo. 

En México existen casos de personajes de la política que han tenido una serie de actitudes sexuales negativas contra las mujeres.

El demócrata siempre lo negó, pero las presión de los medios y diversos actores políticos lo llevaron a aceptar el hecho, acabando en un juicio por perjurio del cual salió finalmente avante.

En mayo del 2011, el congresista demócrata Anthony Weiner renunció a su puesto en la Cámara de Representantes después de verse envuelto en un escándalo por sus mensajes y fotografías con carácter sexual que fueron enviadas vía Twitter a una chica de 21 años.

Weiner primero negó que fuera él, luego dijo que había sufrido un ataque y más tarde reconoció que sí la había enviado y que había mantenido conversaciones inapropiadas con seis mujeres. 

En Italia, el exprimer ministro Silvio Berlusconi vivió duros momentos al enfrentar las críticas de la opinión pública, cuando se vio envuelto en prostitución de menores.

En México existen casos de personajes de la política que han tenido una serie de actitudes sexuales negativas contra las mujeres.

En un caso más allá de lo inimaginable, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, fue acusado en 2003 de abuso sexual, realizado contra su hijastra Zoilamérica Narvaéz.

Finalmente, el director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, fue acusado por una camarera de atacarla cuando entraba a la habitación de un hotel en Nueva York, para realizar el aseo.

También lee: Mario Delgado fue miembro de NXIVM, la secta de esclavas sexuales de Raniere