Abuelitos venden pet y nopales para sobrevivir; redes piden apoyo

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

Dora y Bonifacio, dos abuelitos de más de 60 años, sobreviven con la venta de bolsitas de nopales y la recolección de PET en el municipio veracruzano de Angel R. Cabada.

En este municipio también habita Don Goyo, quien a sus 94 años tenía que trabajar cortando caña para mantenerse.

Te podría interesar: ¿Vacunarán a los adultos mayores en situación de calle contra Covid-19?

En redes sociales solicitaron apoyo para los dos abuelitos, quienes sobreviven con el poco dinero que obtienen de la venta de nopales y pet.

Las historias se entrelazan. El destino es tejido por Karla Patricia Obil Mayoral, quien compartió con esta pareja algo del apoyo que llegó de más para Don Goyo: huevo, leche, aceite, arroz y atún.

Teodora Clara Fernández, de 61 años, y Bonifacio Sandoval Apolinar, de 67 años, habitan en una choza, con techo de lámina, así como paredes de trozos de madera y pedazos de lámina.

En ese espacio ubicado en Angel R. Cabada hay una nopalera, de ahí Dora corta los nopales que sale a vender por 10 pesos en bolsitas.

En esa choza que parece que se va a caer, Bonifacio cuenta que sufrió un accidente y que desde hace tres años está imposibilitado para trabajar. Fue en los cañales; un mal día y Don Boni se quebró el brazo izquierdo, se fracturó el hombro y se lesionó tres costillas.

Pero para ellos no hay mal día. Del rostro de Dora no se borra esa sonrisa contagiosa; en don Bonifacio hay esperanza de que vendrán tiempos mejores.

Abuelitos abandonados

La pareja de abuelitos tuvo cinco hijos. Tres fallecieron cuando todavía eran niños; un hijo, el que les enviaba dinero, murió en Cancún. Les dijeron que se cayó de una casa de dos pisos. Y su única hija vive en Minatitlán, Veracruz, quien dice que debido a otras obligaciones y sus hijos, se ve imposibilitada de apoyarlos.

Estos abuelitos viven al día. Dora lava ropa o limpia casas para ir sacando para las tortillas.

Karla Patricia, quien el día que los visitó, sólo tenía tres huevos, dos bolillos duros, un recipiente vacío y un frasco de mayonesa lleno de agua.

Te podría interesar: ¿Cuánto recibirán de pensión los adultos mayores en 2024?

La estudiante de la Universidad del Golfo de México Norte Campus San Andrés Tuxtla, solicitó ayuda para Dora y don Bonifacio.

“Te invito a sumarte. Regala esos pares de zapatos que ya no utilices, aquella ropa que ya no te queda y que jamás volverás a ponerte. Seguiré recogiendo ropa y víveres en casa de mi mamá, enfrente de la escuela Miguel Alemán, mi amiga Dora es número 4 de zapatos y don Bonito del numero 7”.

Además abrió una cuenta bancaria para que los abuelitos reciban donativos.

JGR

Noticias relacionadas