Texas elimina uso obligatorio de cubrebocas y permite la apertura de negocios

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

Este lunes de manera inesperada, Texas anunció la reapertura total de negocios, así como la suspensión del uso obligatorio de cubrebocas ante la pandemia de Covid-19; es el primer estado en adoptar esta medida.

En conferencia de prensa el gobernador, Greg Aboott, informó que firmará una serie de órdenes ejecutivas para permitir que los negocios de Texas reabran al 100 por ciento a partir del 10 de marzo y a partir de esa fecha el uso de mascarillas dejará de ser obligatoria.

“Es tiempo de reabrir Texas al 100%”, dijo el mandatario en conferencia.

Asimismo, señaló que también eliminará los límites en la cantidad de comensales que las empresas pueden atender en interiores, durante una rueda de prensa que hizo en un restaurante en Lubbock.

El gobernador de Texas, Greg Aboott,  informó que permitirá que los negocios reabran al 100 por ciento a partir del 10 de marzo y suspendió el uso obligatorio del cubrebocas.

“Eliminar los mandatos estatales no termina con la responsabilidad personal”, dijo Abbott, hablando desde un comedor abarrotado donde muchos de los que lo rodeaban no llevaban máscaras.

Te puede interesar: Critican al senador Ted Cruz por viajar con su familia a Cancún mientras Texas sufre por nevada

Abbott impuso el uso obligatorio de cubrebocas en todo el estado en julio pasado durante una oleada mortal de verano; sin embargo, la aplicación de la ley fue irregular en el mejor de los casos, y algunos sheriffs se negaron a vigilar las restricciones del todo. Y a medida que la pandemia se prolongó, el gobernador descartó un regreso a las estrictas reglas del Covid-19, argumentando que los bloqueos no funcionan.

Cabe recordar que el gobernador republicano ha enfrentado duras críticas de su partido por el mandato, que se impuso hace ocho meses, y otras restricciones del Covid-19 que solo se aplicó a la ligera, incluso durante los peores brotes de la pandemia.

Además, esta contundente decisión se produce cuando los gobernadores de Estados Unidos han aliviado las restricciones al nuevo coronavirus, esto pese a las advertencias de los expertos en salud sobre que la pandemia está lejos de terminar. Como el resto del país, Texas ha visto caer el número de casos y muertes, incluso las hospitalizaciones se encuentran en los niveles más bajos desde octubre, y el promedio móvil de siete días de pruebas positivas se ha reducido a unos 7 mil 600 casos, frente a los más de 10 mil a mediados de febrero.

AE