¡En el ojo del huracán! Así es el polémico rediseño del espacio aéreo en el Valle de México

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

En meses recientes se aplicó el rediseño del espacio aéreo en el Valle de México, lo cual ha causado molestia entre los capitalinos por la contaminación auditiva que representa, además de que se han presentado percances, los cuales, afortunadamente, no han pasado a mayores.

Después de la suspensión del aeropuerto en Texcoco y la construcción del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) en Santa Lucía, el actual gobierno federal indicó que el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) seguiría en funciones, el rediseño del espacio aéreo busca conectar a los aeropuertos capitalinos con los de Cuernavaca y Toluca.

El rediseño del espacio aéreo busca conectar a los aeropuertos capitalinos con el de Cuernavaca y Toluca.

En marzo de este año entró en marcha la primera fase que contempla las operaciones de los aeropuertos internacionales de la Ciudad de México (AICM) y Toluca (AIT).

La segunda fase entrará en operación con la inauguración del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), en marzo de 2022, aseguró la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

En ambos casos, el rediseño considera el uso de la navegación basada en el performance (PBN), lo que significa que se ocupará ayuda de la tecnología para incrementar la precisión de la señal debido al uso de satélites, para distribuir de forma más eficiente los flujos de las aeronaves, como si fuesen avenidas.

El propósito de realizar el rediseño es lograr un incremento de mil 600 vuelos diarios por arriba de los mil que hoy tiene el AICM, de tal forma que serían mil 300 vuelos en la Ciudad de México, con capacidad para 50 millones de pasajeros; y mil 300 en el AIFA, cuya capacidad para 60 millones se ampliaría.

El rediseño del espacio aéreo busca conectar a los aeropuertos capitalinos con el de Cuernavaca y Toluca.

Sin embargo, expertos aseguran que podría representar un riesgo, por ejemplo, el Sindicato Nacional de Controladores de Tránsito Aéreo (Sinacta) advirtió que incrementó el riesgo de accidentes en los vuelos desde y hacia la Ciudad de México, ya que las maniobras se han vuelto más complicadas.

Puede interesarte 8 datos del Aeropuerto ‘Felipe Ángeles’ en Santa Lucía que tienes que saber

Por su parte Comunicaciones y Transportes sostuvo que ni los Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano (Seneam) ni la Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC) recibieron reporte sobre un posible choque o incidente en el Valle de México que lo relacione con el rediseño del espacio aéreo de la Ciudad de México.

Sumado a esto, también hay opiniones encontradas por el medio ambiente ya que, según un análisis del ingeniero civil y consultor de transporte, Pablo Ortíz Haro Barrera, publicado en ArchDaily, a través de una comparación de la ruta de 30 vuelos comerciales que se aproximaron al AICM con el diseño anterior y 30 vuelos con el rediseño del espacio aéreo actual, el impacto de la contaminación acústica en la capital aumentó 180% para los sonidos de una intensidad entre 61 y 64 decibeles.

El rediseño del espacio aéreo busca conectar a los aeropuertos capitalinos con el de Cuernavaca y Toluca.

Hasta el martes pasado, los jueces Octavo, Décimo Tercero y Décimo Quinto de Distrito en el Estado de México, habían ordenado tres suspensiones provisionales del rediseño del espacio aéreo en el Valle de México, al considerar que afecta el derecho a un medio ambiente sano, por lo que la SCT deberá frenar, por el momento, la ejecución del rediseño y utilizar las rutas establecidas anteriormente. Mientras que la dependencia no ha dado más información.

LM