“Diego y yo”, pintura en subasta de Frida Kahlo que podría romper récord

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

El autorretrato pintado por Frida Kahlo, “Digo y yo” (1949), se ofrecerá en subasta en noviembre y se espera que la obra alcance un precio de venta estimado de más de 30 millones de dólares, lo cual sería un récord tanto para la pintora mexicana como para una obra de arte latinoamericano.

Sotheby’s  será la encargada de subastar la obra de Kahlo en la que aparece con lágrimas en los ojos  el rostro de su esposo y también pintor Diego Rivera. La casa de subastas anunció el miércoles que la pintura encabezará su venta de arte moderno en Nueva York la semana del 15 de noviembre, aunque la fecha exacta se dará a conocer próximamente. 

"Diego y yo", pintura en subasta de Frida Kahlo que podría romper récord

En el caso de venderse por el estimado de 30 millones de dólares establecido por la casa de subastas, superaría por más del triple la marca actual de la artista mexicana en subasta, de 8 millones de dólares, establecida con su obra “Dos desnudos en el bosque (la tierra misma)” en 2016. Además, revasará a una obra de arte latinoamericano en subasta, que actualmente ostenta Diego Rivera con “Los rivales”, vendido en 2019 por 9.8 millones.

Te puede interesar: Así celebran a Frida Kahlo en su natalicio 114

Cabe mencionar que el autorretrato “Diego y Yo”, es la última obra de “busto” completado por Kahlo en 1949, años antes de su muerte el 13 de julio de 1954.

Subastan Sotheby's una obra de Frida Kahlo que podría romper récord

”Es una obra emblemática”, cuenta la directora de Arte Latinoamericano de Sotheby’s, Anna Di Stasi, quien señala que los años 40 fueron un periodo fundamental en la producción de la artista mexicana.

El cuadro también simboliza la complicada relación entre Kahlo y Rivera, quienes estuvieron casados casi 25 años en un matrimonio apasionado y muy turbulento por igual. En la imagen del muralista plasmada en la obra, lleva un tercer ojo en la frente para simbolizar el grado que éste ocupaba en la conciencia de la pintora, explicó Sotheby’s en un comunicado.

“Aquí, su cabello suelto (generalmente con trenzas apretadas) casi parece estrangularla; tiene las mejillas enrojecidas y una mirada intensa y llorosa”, señala Sotheby’s en su misiva. 

“La pintura captura una inquietud y angustia interna, reflejada conmovedoramente en tres lágrimas que brotan de sus ojos evocando a Nuestra Señora de los Dolores, una imagen icónica en la historia del arte occidental”, indicó.

AE