Califica médico como enfermedad preferencia de su paciente

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

En pleno siglo XXI y en medio de un discurso social que reclama inclusión, se siguen viendo casos tan absurdos como este. En España, un médico diagnosticó como enfermedad la preferencia de su paciente.

 El pasado lunes 4 de octubre, Alba Aragón se convirtó en noticia por el diagnóstico ginecológico que recibió en el Hospital General Universitario Reina Sofía de Murcia en el que se le diagnosticó la homosexualidad dentro del apartado enfermedad.

La joven de 19 años acudió a la unidad médica para una revisión rutinaria, era la primera vez que lo hacía. Alba Aragón cuenta que le atendieron “con normalidad” y que incluso durante la consulta ella comentó a su médico que era homosexual “porque pensaba que iba a ser una información relevante”.

La sorpresa llegó cuando Alba Aragón llegó a su casa y comenzó a leer el informe. En el apartado de enfermedad actual aparecía la palabra homosexual. 

“Es muy injusto y es un insulto”, acusó la habitante de Llano de Brujas.

El diagnóstico del ginecólogo no solo la dejó pasmada, sino que le ha obligado a hacerla pública, y a levantar las denuncias que se requieran en contra del sistema público de salud, además de que se ha asesorado con organizaciones de derechos humanos, y colectivos.

El problema ginecológico que le atendieron tuvo solución con un tratamiento, pero lo que ya no le pareció fue el diagnóstico de su “enfermedad actual”.

Alba volvió al hospital, acompañada de su familia, para levantar la queja por lo ocurrido. En torno al ginecólogo que firmó este parte médico, quieren que sea amonestado.

Tras ello, el propio hospital se puso en contacto con Alba para pedirle perdón y comentarle que “había sido un error al escribirlo”.

Médico diagnostica como enfermedad la homosexualidad de su paciente

Sin embargo, para Alba Aragón esto es más que una equivocación: “Ese mismo médico ha recibido ya varias quejas del mismo tipo”. Por ello, desde la Asociación del Defensor del Paciente piden que se expediente al profesional que la trató y que “le cambien de puesto o le despidan”.

En mayo de 1990 la Organización Mundial de la Salud (OMS) suprimió la homosexualidad y bisexualidad de su lista de enfermedades mentales. La transexualidad tuvo que esperar hasta junio de 2018 para que el organismo retirara del registro de trastornos mentales, que pasó a identificarse como “incongruencia de género”.

También lee: Persona no binaria se queja por saludo en tren