Maestro vende su carro por falta de dinero; sus ex alumnos lo compran y se lo regresan

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

Un maestro jubilado de 87 años,  de Curitiba, en Brasil, tuvo que vender su carro que había adquirido en 1972, por problemas económicos; sin embargo, recibió la sorpresa de su vida, ya que sus ex alumnos al enterarse de esto, decidieron comprar el vochito para devolvérselo. 

Marcelo Siqueira, quien fue docente durante 26 años de Historia y Geografía en la escuela estatal Doña Carola de Curitiba, era conocido en su barrio por el perfecto estado en que conservó su coche, un Volkswagen Beetle, mejor conocido como “escarabajo” o vocho, desde 1972. 

Maestro vende su carro por falta de dinero; sus ex alumnos lo compran y se lo regresan
https://www.facebook.com/watch/?v=147309984008607

De hecho, algunos de sus ex estudiantes del plantel, a quienes les impartió clases 30 años atrás, indicaron al medio brasileño RPC que, por los alrededores del barrio, era posible detectar de inmediato la presencia de Siqueira cuando veían el paso del vocho por las calles.

 Además, uno de los alumnos, Claudio Martins, manifestó al medio que el profesor fue esencial en su vida, porque se sentaba con ellos para darles consejos. “Fue esencial en esa parte de nuestras vidas de niños para pensar hacia el futuro”, dijo.

Te puede interesar: Intenta no llorar: Covito sigue esperando su dueño fallecido por Covid-19

Por ello, cuando se enteraron que Marcelo puso en venta su carro por problemas económicos, sus ex estudiantes se organizaron en un grupo de WhatsApp y comenzaron a juntar dinero para comprarlo, con una buena intención. 

Marcelo Siqueira fue docente durante 26 años de Historia y Geografía

Cuando completaron la suma y con ayuda del hijo del profesor, llegó el momento para la gran sorpresa. Incluso, no sólo habían juntado para comprar el auto para regresárselo, sino también pagar una renovación y dejarlo como nuevo.

Para llevar a cabo esta idea, llevaron a un medio de comunicación, el cual entrevistó al hijo del docente con la excusa de la venta del vehículo, para después proponerle a Marcelo que diera una última vuelta mientras esperaban al comprador.

Sin embargo, en ese momento un amigo de la familia salió al volante y, metros más adelante, hizo como si se le hubiera detenido. Fue en ese instante cuando sus ex alumnos aprovecharon para acercarse y le dijeron lo que ocurría. 

Sus alumnos se organizaron y comenzaron a juntar dinero para comprarlo.

Cuando sus ex estudiantes le entregaron las llaves, Marcelo vio su carro y no pudo evitar llorar de la emoción, sobre todo cuando le dijeron que iba a pagar la remodelación del vochito, que, por cierto, se apagó cuando el maestro quiso llevarlo a su casa, por lo que los alumnos tuvieron que empujarlo.

AE