Confirman huellas presencia humana en América desde hace 23 mil años

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

Unas huellas humanas encontradas en Nuevo México, Estados Unidos, podrían ser la prueba de la presencia humana más temprana en el continente americano, 10 mil años antes de lo que hasta ahora se creía, informó la Universidad de Arizona.

De acuerdo con lo publicado en la revista Science, las huellas encontradas en el Parque Nacional White Sands brindan evidencia de actividad humana en las Américas hace unos 23 mil años. 

Te puede interesar: Vivian humanos en Norteamérica hace más de 30.000 años

“Durante décadas los arqueólogos han debatido cuándo llegó el ser humano por primera vez a las Américas. Pocos ven evidencia confiable de sitios de más de 16 mil años. Algunos piensan que la llegada fue posterior, no más allá de 13 mil años, por los fabricantes de artefactos conocidos como puntas Clovis”, dijo Vance Holliday, arqueólogo de la Universidad de Arizona y uno de los autores del artículo en Science.

El descubrimiento se hizo en Nuevo México, Estados Unidos, y brinda nuevas pistas sobre la migración humana a América.

“Las huellas de White Sands proporcionan una fecha mucho más temprana. Hay múltiples capas de huellas humanas bien fechadas en lechos de arroyos por donde fluyó agua hacia un antiguo lago. Esto fue 10 mil años antes de los Clovis”, añadió.

Los investigadores Jeff Pigati y Kathleen Springer, del Servicio Geológico de Estados Unidos, lograron establecer la antigüedad de las huellas utilizando el sistema de datación por radiocarbono de capas de semillas encontradas por encima y por debajo de las huellas.

Los estudios confirmaron la presencia humana y las huellas más antiguas se remontan a 23 mil años al pasado.

Te puede interesar: Perros y gatos no contagian de Covid a humanos: UNAM (Video)

Estas fechas corresponden a la cúspide del último ciclo glacial, durante un período conocido como el Último Máximo Glacial, lo que convierte a las evidencias de White Sands en las huellas humanas más antiguas en América.

Anteriormente se pensaba que los humanos ingresaron al continente americano mucho más tarde, después del derretimiento de las capas de hielo de América del Norte, lo que abrió las rutas de migración.

Los vestigios encontrados cuentan una historia interesante y abren una pequeña veta al pasado ya que, a juzgar por su tamaño, fueron dejadas principalmente por adolescentes y niños más pequeños, con alguno que otro adulto.

El descubrimiento se hizo en Nuevo México, Estados Unidos, y brinda nuevas pistas sobre la migración humana a América.

Las huellas fueron descubiertas por primera vez por David Bustos, gerente de recursos del parque White Sands.

JGR