Concluye tutela de Britney Spears y recupera su libertad

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

Este viernes, la jueza Brenda Penny puso punto final al drama que vivió Britney Spears por casi 14 años. Concluyó la tutela que controlaba la vida y la carrera de una de las máximas estrellas del pop. 

La audiencia de esta tarde es la conclusión a meses de escandalosas revelaciones de dinámicas familiares abusivas y de la explotación de una artista en una historia que tiene como principal villano a Jamie y Lynne Spears, los padres de la cantante de 39 años.

La decisión de la jueza Penny no contó con la oposición de ninguna de las partes. A finales de septiembre, la togada de la Corte Suprema de California había calificado como “insostenible” la situación de la custodia. 

“A partir de hoy (…) la tutela de la persona y el patrimonio de Britney Spears se da por terminada. Y ésta es la orden del tribunal”, sentenció la jueza. 

“Refleja un ambiente tóxico que requiere la suspensión como tutor de Jamie Spears”, dijo entonces Penny antes de quitarle la tutela. Tóxico, uno de los mayores éxitos de la cantante, fue también la palabra que machacó su abogado una y otra vez durante sus argumentos ante la magistrada. “Su padre ha sido abusivo, cruel y tóxico”, sentenció Mathew Rosengart, el abogado de la cantante. 

La llegada de este letrado a su vida cambió todo para Spears, quien inicialmente debió luchar en contra de la tutela con un abogado de oficio pues sus guardianes legales no le autorizaban un presupuesto para contratar una mejor defensa.

Aquella decisión fue objetada por la defensa del padre, siguiendo una estrategia iniciada en agosto de 2020. 

“No hay evidencia alguna que soporte esta suspensión. Su récord es impecable”, argumentó Vivian Thoreen ante la corte. 

Jamie intentaba seguir con el control de las decisiones personales y financieras de su hija, un poder que ejerció desde 2008. En 2019, no obstante, dejó de ser su mánager y se concentró en manejar el dinero de la artista. Fue ese mismo año que Britney puso en una pausa “indefinida” su carrera. Canceló la serie de conciertos que ofrecía en Las Vegas por supuestos problemas de salud de su padre e ingresó, nuevamente, a un centro de salud mental. Lleva sin cantar en público desde octubre de 2018.

En junio, en una audiencia insólita solicitada por la víctima, Spears contó al mundo lo que era su vida bajo el yugo de la tutela. 

“No estoy contenta. No puedo dormir. Estoy enojada y deprimida. Lloro todos los días”, dijo Britney por teléfono a la jueza Penny y dijo que todos los responsables de su condición “deberían estar en prisión”. 

Su testimonio causó mucho impacto entre el centenar de fanáticos que lo siguieron a las afueras del tribunal ubicado en el centro de Los Ángeles. 

“Quiero casarme y tener un bebé, pero tengo un DIU para que no me embarace”, dando a entender que la custodia legal le impide tener más de los dos hijos que procreó con el bailarín Kevin Federline, de quien se divorció en 2006.

Spears tenía montado un Gran Hermano sobre su hija. Un equipo de empleados le reportaba si está tomaba sus medicinas, acudía a sus sesiones con médicos y terapeutas, opinaba sobre las medicinas que le eran suministradas e incluso, con ayuda de la empresa de seguridad Black Box, monitoreaba y controlaba las llamadas, mensajes, fotografías, correos electrónicos y hasta datos de navegación de su hija. 

La cantante, que saltó a la fama a los 16 años en 1996 con Baby One More Time, no podía usar su coche ni recibir visitas de amistades o novios sin que estas fueran vigiladas.

Las cosas cambiaron a finales de octubre, cuando Jamie despidió a Thoreen y contrató a Alex Weingarten, un abogado que, a inicios de noviembre, afirmó en una nota a la corte que su cliente estaba de acuerdo con poner fin a la custodia. 

“Jamie ama y apoya incondicionalmente a su hija… Como ha hecho toda su vida, hará todo lo necesario para protegerla. En los últimos 13 años esto significó ser su guardián legal y ahora significa terminar la custodia… Jamie cree que la custodia debe terminar inmediatamente”, señalaba el documento.

Un villano salía del escenario para dejar lugar a otro, la madre de la artista. “Mi padre fue quien inició la custodia hace 13 años… pero lo que la gente no sabe es que fue mi mamá quien le dio la idea”, señaló Spears en Instagram en una publicación que posteriormente borró, pero que fue suficiente para alimentar por días la telenovela de su desgracia. “Ella arruinó mi vida secretamente”, sentenció, de acuerdo a la revista People.

Lynne Spears, la madre de la artista, solicitó a Britney 660.000 dólares para costear la representación legal en el caso que se ha llevado de la custodia. Este monto, propuso el 1 de noviembre en una moción escrita ante la corte, podría restarse de los 60 millones de la cantante que eran manejados en un fideicomiso hasta septiembre. La progenitora, de 66 años, contó a la corte una versión que no coincide con la figura que pinta su hija. Argumentó ante el tribunal que ella fue la primera que puso en duda las aptitudes de Jamie para continuar.

En septiembre, afirmó que quería el fin de la tutela lo más pronto posible para poder casarse con su prometido Sam Asghari con un acuerdo prenupcial. 

La estrella del pop tiene dos hijos con su exesposo, el rapero Kevin Federline, y tuvo un matrimonio fugaz en Las Vegas con su amigo de infancia Jason Alexander, que fue anulado apenas 55 horas después. 

También lee: Presume Britney Spears vestido que usará en su boda (Video)