Marcha, destrozos… pero al final hombres apoyaron a mujeres

Además de destrozos y una gran polarización en redes sociales, la marcha feminista del pasado 16 de agosto dejó una historia que bien podría traducirse en una lección.

Al llamado de “No me cuidan, me violan”, acudieron cientos de mujeres de distintas latitudes del país. Un contingente de feministas provenía de Guerrero a la CDMX y decidió apoyar a la marcha, pero no contaba con que la camioneta en la que se trasladaron, sería objeto de actos vandálicos, por lo que quedó inservible.

Videos en redes sociales dieron muestra de cómo la camioneta quedó con pintas, vidrios rotos y en precarias condiciones. Ante esto, el grupo de mujeres guerrerenses, quienes se hacen llamar “Zapata Vive”, quedaron imposibilitadas para poder regresar a su lugar de origen.

Finalmente, tras varias horas estancadas en la Glorieta de Insurgentes, donde quedó parada la camioneta, un grupo hombres se ofrecieron a auxiliarlas y también quedó registrado en fotos subidos a redes sociales que ayudándose de herramientas, como gatos hidráulicos, realizaron composturas al vehículo que finalmente pudo emprender el viaje de regreso. 

Al final, un ser humano necesitó de otro y quedaron de lado los géneros…

Compartir

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Artículos relacionados