Aguas Profundas | SHCP desconfía de Pemex

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

Mucho se ha hablado de la disputa que tienen la secretaria de Energía, Rocío Nahle y el director de Pemex, Octavio Romero Oropeza, pero poco se sabe que desde diciembre pasado entró a este pleito el titular de la SHCP, Arturo Herrera, por instrucción presidencial y todo por el dinero de la refinería de Dos Bocas que, pase lo que pase, no puede faltar y más cuando al parecer será el único proyecto que se termine, al menos oficialmente, en este sexenio.

Por cuestiones administrativas el dinero que se destina a la refinería de Dos Bocas sale de la SHCP rumbo a Pemex y de ahí se paga a los contratistas en tiempo y forma, en teoría esos recursos son de la petrolera, pero en la realidad no es así. Es dinero de los contratistas que son informados debidamente de que el recurso está disponible y debe ser utilizado en un máximo de tres días.

Los problemas entre SHCP y Pemex no dejan de crecer, siendo la refinería de Dos Bocas la que mayores roces provoca.

Te puede interesar: Aguas Profundas | La refinería texana de AMLO

Si los pagos no se hacen con la oportunidad y celeridad requerida, lo único que deben hacer los contratistas es avisar a la Sener que no han caído los pagos y entonces SHCP ejerce el control requerido; en este año ocurrió apenas un par de veces, suficientes para quitar de en medio a Marco Herrería, director de Administración de Pemex; uno de los funcionarios más cercanos a la Dirección General.

La instrucción precisa para el equipo de Octavio Romero Oropeza es que no puede quedarse más días con el dinero de los constructores porque no se tiene la confianza de que sea utilizado para el proyecto; hablamos de que no es solo recurso etiquetado sino que es controlado por la SHCP y la caja de Pemex es solo el vehículo financiero que lo hace llegar a su destino final, pero el dinero nunca está en su cuenta.

La desconfianza de la SHCP, avalada en cierta medida desde Palacio Nacional, tiene que ver con el uso dado a estos recursos el año pasado cuando fueron utilizados para pagar a otros contratistas y para gasto corriente. Son muy amigos el Presidente y el Director, pero el dinero es otra cosa.

Los problemas entre SHCP y Pemex no dejan de crecer, siendo la refinería de Dos Bocas la que mayores roces provoca.

Hoy Rocío Nahle le puede asegurar al Presidente López Obrador que la obra se terminará a finales del 2022 y entre pruebas y trabajos finales estará en capacidad operativa a mediados del 2023, ese es al menos el argumento presentado para justificar que la construcción acelerada requiere que los pagos que se hagan sean casi en línea, sin retrasos, ni contratiempos y mientras menos entre Pemex, mejor.

Buzos

1.-Perseguido por la Secretaría de la Función Pública y ahora oficialmente jubilado para que lo dejen en paz, el poder tras el trono en Pemex Exploración y Producción está en manos de Miguel Ángel Lozada. Todos los proyectos, pagos y contratos pasan por sus manos. Lo que dicen es que si no es por él y sus gestiones en este momento México estaría produciendo un millón de barriles de petróleo diarios o hasta menos, por eso es que le están tan agradecidos y le tienen tanta confianza en Pemex.

Te puede interesar: Aguas Profundas | Lozoya, el asesor de AMLO

2.- ¿Puede AMLO convocar a una reunión del Consejo de Administración de Pemex, de última hora, sin la CEO presente, en Palacio Nacional y sin la entrega de documentos correspondiente para informar que van a comprar una refinería? Pues legalmente no, pero en la 4T esas reglas son basura, por eso la compra de Deer Park es un desastre en vivo y a todo color.

Por: Luis Carriles 

Twitter: @luiscarrujos

 Vía: El Sol de México 

JGR