Guía Sobre la Posible Reforma Migratoria en Estados Unidos: Lo que Hay que Saber Sobre el Nuevo Proyecto de Ley en Camino al Senado

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

Martha Daniela Guerrero

El 19 de noviembre, legisladores demócratas de la Cámara de Representantes aprobaron un proyecto de ley que podría establecer protecciones para millones de migrantes indocumentados por primera vez en décadas, proporcionando alivio a Centroamericanos, Mexicanos, Indios y otras poblaciones vulnerables a la deportación.

Aunque no se trata del acceso a la ciudadanía estadounidense que activistas y legisladores demócratas progresistas habían impulsado, el proyecto de ley de gasto social aprobado por la Cámara de Representantes en una votación de 220-213 pondría en marcha el mayor programa de legalización masiva en la historia del país. Entre otras medidas, el proyecto de ley concedería a personas indocumentadas en Estados Unidos desde antes de 2011 la posibilidad de obtener hasta 10 años de autorización de trabajo.

Si es aprobado por el Senado, el proyecto de ley permitiría que unos 6.5 millones de migrantes indocumentados soliciten permisos de trabajo, permiso para viajar al extranjero y beneficios como licencias para conducir. 

Te puede interesar: La Justicia Climática no es una Palabra de Moda, es Nuestro Futuro

La legislación también beneficiaría a migrantes a la espera de green cards debido a estrictos límites de concesión de visas por país. El proyecto de ley permitiría disponer de cientos de miles de green cards al “recuperar” visas que no se utilizaron al final de cada año fiscal desde 1992 y permitiría a los solicitantes pagar una cuota para quedar exentos de estos cupos. Migrantes de la India serían los mayores beneficiarios de esta medida. 

Esta legislación, que aún se enfrenta a una votación impredecible en el Senado, se traduciría en protecciones para casi el 65% de la población indocumentada de Estados Unidos durante una década. Sin embargo, tanto los líderes demócratas como republicanos han expresado su insatisfacción por los esfuerzos fallidos para proporcionar protecciones permanentes a millones de trabajadores estadounidenses que contribuyen a la actividad económica en medio de una escasez histórica de trabajadores. 

Las autoridades mexicanas han intentado a costa detener a los migrantes que en caravana intentan llegar a Estados Unidos, violando sus derechos humanos.

A pesar de que las ofertas de empleo alcanzaron altos históricos en julio y de que la ampliación de los subsidios de desempleo finalizó en septiembre, los estadounidenses están volviendo a trabajar a tasas significativamente reducidas, especialmente en industrias de salarios bajos. Junto con cifras récord de renuncias de trabajadores y un aumento sustancial de consumo, varios sectores siguen sin poder satisfacer su demanda de personal, lo que obliga a empresas a subir precios y a enfrentarse a cuellos de botella en la cadena de suministro

Las industrias que se enfrentan a la mayor escasez de mano de obra son la construcción, el transporte y el almacenamiento, así como el turismo,  hotelería y servicios personales. Estos sectores registraron aumentos en las ofertas de empleo de más del 65% entre 2019 y 2021, según un análisis del think tank New American Economy para Vox. Los migrantes representan al menos el 20% de la fuerza de trabajo en todas estas industrias.

La representante de la Cámara de Representantes Verónica Escobar (D-Texas) se refirió a las provisiones migratorias del recién aprobado proyecto de ley como “lamentablemente inaceptables” en comparación con lo que los legisladores propusieron originalmente. “Pero por lo menos representa un paso en una dirección que nos da tiempo para, con suerte, hacer más cosas,” dijo Escobar antes de la votación. 

La representante María Elvira Salazar (R-Florida), quien votó con los demócratas en una legislación presentada en marzo para colocar a los “Dreamers” y otras categorías de migrantes indocumentados en una ruta hacia la ciudadanía, denunció tanto la falta de legislación migratoria durante el mandato del ex presidente Obama como la ardua batalla del presidente Biden para incluir medidas perdurables en este proyecto de ley de gasto social.

“¿Qué significa esto? Que una vez más, hemos sido abandonados. Una vez más, los hispanos hemos sido olvidados,” dijo Salazar en una entrevista.

El Senado ha rechazado dos medidas previas que promulgaban un camino hacia la ciudadanía estadounidense, alegando que este tipo de protecciones permanentes para migrantes indocumentados no pertenecían a un proyecto de ley de gasto social. El Congreso no ha aprobado un proyecto de ley de ciudadanía desde la Ley de Reforma y Control de la Inmigración de 1986, firmada por el entonces mandatario republicano Ronald Reagan, la cual colocó a casi 3 millones de migrantes en rutas hacia la ciudadanía.

Los legisladores demócratas argumentan que la migración es una necesidad económica, señalando la escasez de mano de obra a nivel nacional y la dependencia del país en los trabajadores migrantes durante la pandemia. Sin embargo, a medida que los esfuerzos de los demócratas por promulgar una vía para la ciudadanía se tambalean, algunos analistas políticos predicen que los legisladores republicanos podrían apoyar algún tipo de protección temporal migratoria con el fin de impulsar el voto latino en los estados bisagra ante las próximas elecciones intermedias de 2022.  

El presidente de EU comentó que México no quiere recibir a familias de migrantes, aunque adelantó que ya mantiene negociaciones con AMLO.

Activistas dijeron que los migrantes indocumentados no están siendo objeto de deportaciones bajo la administración de Biden, la cual en cambio ha dirigido toda su atención a una estricta campaña de “contención” migratoria en colaboración con México que ha alarmado a activistas de derechos humanos alrededor del mundo. Sin embargo, destacaron la importancia de finalizar protecciones ante una futura elección presidencial. 

Los demócratas también están ansiosos por codificar protecciones para prevenir desafíos legales a programas ejecutivos como la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) del ex presidente Obama.

Mientras el proyecto de ley aprobado por la Cámara de Representantes pasa al Senado y surgen las batallas partidistas, lo único que pueden hacer millones de migrantes indocumentados en busca de protecciones temporales es esperar. 

A Guide to a Potential Immigration Reform in the U.S.: What to Know about the New Spending Bill Headed to the Senate

Martha Daniela Guerrero

On November 19, House Democrats passed legislation that would establish protections for millions of undocumented immigrants for the first time in decades, providing relief to Central American, Mexican, Indian, and other populations vulnerable to deportation.

While falling short of the path to citizenship that advocates and progressive Democrat legislators have been pushing for, the social spending bill approved by the House of Representatives in a 220-213 vote would launch the largest mass-legalization program for undocumented immigrants in U.S. history. Among other measures, the bill would grant undocumented people who arrived since before 2011 the possibility of up to 10 years of work authorization.

If subsequently passed by the Senate, the bill would employ “parole in place” authorities to allow an estimated 6.5 million immigrants to apply for work permits, permission to travel abroad, and benefits like state driver’s licenses. 

The legislation would also benefit immigrants waiting in a substantial green-card backlog created by strict per-country visa caps. The bill would make hundreds of thousands more green cards available by “recapturing” visas that went unused at the end of each fiscal year since 1992 and would allow applicants to pay a fee to be exempt from those green card caps. Indian immigrants stand to become the largest beneficiaries of this measure. 

Te puede interesar: México y Estados Unidos “contienen” a los migrantes a costa de sus derechos humanos

This legislation, which still faces an unpredictable vote in the Senate, would translate into protections for nearly 65% of the U.S. undocumented population for up to a decade. However, both Democrat and Republican leaders have expressed dissatisfaction with unsuccessful efforts to provide permanent protections to millions of U.S. workers contributing to economic activity amidst a historic labor shortage. 

Despite job openings hitting historic highs in July and extended unemployment benefits ending in September, Americans are returning to work at significantly reduced rates, especially in low-wage industries. Paired with workers resigning in record numbers and consumer spending surging, key sectors remain unable to meet their labor demand, forcing businesses to raise prices and facing supply chain bottlenecks

Industries facing the worst labor shortages include construction, transportation, and warehousing, as well as accommodation, hospitality, and personal services. All of these sectors registered increases in job postings of more than 65% from 2019 to 2021, according to an analysis by the New American Economy think tank for Vox. Immigrants make up at least 20% of the workforce across these industries.

House Representative Veronica Escobar (D-Texas) referred to the immigration provisions of the newly passed spending bill as “woefully unacceptable” compared to what lawmakers originally proposed. “But at the very, very least, it’s movement and a step in a direction that gives us time to hopefully get more done,” said Escobar ahead of the vote. 

Representative María Elvira Salazar (R-Florida), who voted with Democrats in a March legislation set to place “Dreamers” and other categories of undocumented immigrants on a path to citizenship, denounced both the lack of immigration legislation during former President Obama’s tenure as well as President Biden’s uphill battle to include lasting measures in Democrats’ social spending bill.

“What does that mean? That once again, we have been abandoned because of child care, elderly care, health care, whatever care you want. Once again, that Hispanics have been forgotten,” Salazar said in an interview.

The Senate has already rejected two measures enacting a path to citizenship, claiming permanent protections for undocumented immigrants didn’t belong in a tax-and-spending bill. Congress hasn’t passed a citizenship bill since the 1986 Immigration Reform and Control Act, signed by Republican President Ronald Reagan, which put nearly 3 million immigrants on a path to U.S. citizenship.

Democrat legislators have argued that immigration is an economic imperative, pointing to nationwide labor shortages and the country’s reliance on immigrant workers during the pandemic. However, as Democrats’ efforts to enact a path to citizenship falter, some political analysts predict Republican legislators might support some form of temporary protections for immigrants to grow support among Latinx voters and moderates in battleground states with the 2022 midterm elections approaching.  

“El sueño de los migrantes tal vez no sea llegar a Estados Unidos, sino que ahora quieren llegar a México para buscar refugio”, asegura vocera de la Coalición pro Defensa del Migrante

While advocates say that undocumented immigrants are not being directly targeted for deportation under the Biden administration, which has instead turned its attention to a strict binational “contention” campaign with Mexico that has alarmed human rights activists, they highlighted the importance of including protections considering a future presidential election. 

Democrats are also eager to codify protections to thwart the types of legal challenges that have upended executive programs such as the Obama-era Deferred Action for Childhood Arrivals (DACA).

As the House-passed bill moves to the Senate and partisan battles emerge, all that millions of undocumented migrants in search of temporary protections can do is wait. 

TW: @daniguerreroo

JGR