Un planeta verde tras la pandemia

2020, un año que quedará guardado en la historia de la humanidad. En menos de seis meses el planeta Tierra le dio un giro a todo lo que ya conocíamos y nos enfrentó a nuevos retos. 

Durante muchos años, el ser humano ha intentado poseer cada milímetro de la Tierra, muchas veces olvidando cuán importante es el ecosistema que nos ha permitido vivir día con día. 

Nuestras acciones han generado cambios irreversibles, sin embargo, estamos a tiempo de transformarlas y reconstruir un mundo ideal. 

Entre todo lo malo que nos trajo la pandemia del Covid-19, también están las soluciones, la reflexión y el cambio. 

El planeta tuvo un respiro que se pudo apreciar en varias partes del mundo. Los canales de Venecia se limpiaron y los delfines juguetearon en los muelles, las ballenas volvieron a los océanos de México, el sol en China volvió a salir, la capa de ozono se reconstruyó casi en un cien por ciento, la calidad del aire mejoró hasta un 50% en diferentes países, las playas se limpiaron y provocaron mares más claros e incluso fenómenos como la bioluminiscencia se hicieron presente  en las playas de Acapulco y Holbox ante la ausencia de humanos. 

De acuerdo con científicos ambientales, en gran parte de los continentes americano y asiático, el monóxido de carbono, el dióxido de nitrógeno y los gases nocivos se redujeron significativamente, lo que aumentó así la calidad del aire, situación que provocó que personas con problemas respiratorios como asma, deficiencia pulmonar, entre otras, pudieran mejorar su calidad de vida. 

Estos cambios se manifestaron en menos de un año, pero no es todo. Investigadores concluyeron que el planeta seguirá con efectos positivos tras la pandemia, por ejemplo, la Tierra se enfriará 0.3 grados de aquí al año 2050, lo que reducirá los efectos del calentamiento global, como los incendios, pérdidas de flora y fauna, olas mortales de calor y el aumento del nivel del mar. 

Estamos en el momento ideal para reflexionar y cambiar para crear un mejor mundo, porque la crisis sanitaria va a terminar y es ahí cuando tendremos que aplicar todo lo que hemos aprendido, ejercitarse y comer sanamente, cuidar nuestra salud y la de los demás, ser agradecidos y cuidar el medio ambiente. 

Tenemos una segunda oportunidad para cambiar nuestro futuro. Mejoremos nuestra calidad de vida, aprendamos a cuidar nuestros ecosistemas y beneficiarnos responsablemente de estos. Es necesario y primordial poner en orden la interpretación de nuestras acciones para así tener cambios positivos ahora y dejar a las nuevas generaciones un mundo cada vez mejor. 

También lee: El poder femenino desde la antigüedad

_ Jennifer Valencia _ 

Twitter: @SoyJenny20 

Compartir

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Artículos relacionados