La pérdida de autoridad moral…

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

La simple sospecha de que el gobierno de la 4T haya tolerado, o incluso aceptado la ayuda
del crimen organizado para que MORENA ganase alcaldías y gubernaturas en las pasadas
elecciones del 06 de junio, debilita autoridad moral del Poder Ejecutivo como garante del
estado de derecho.


La tibieza y desdén de las declaraciones del presidente al hablar de la posible participación
del crimen organizado en las elecciones, ya es en sí misma un indicador de su actitud frente
al tema. En mayo, unos días antes de las elecciones el presidente declaró que algunos medios
de comunicación magnifican los atentados y homicidios de candidatos, con el fin de
enrarecer el ambiente rumbo a las elecciones.

Te puede interesar: La desaparición de las plurinominales

La negación es preocupante, pues el próximo año, 2022, el INE convocará a elecciones para
gobernador en seis estados que son: Aguascalientes, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Quintana
Roo y Tamaulipas. ¿Cómo se blindarán estas elecciones para que no se repitan las agresiones
a candidatos? ¿Cómo se protegerá nuestra democracia?

Mediante la entrevista, el dirigente de Morena hizo mención que no descartan alianza con PRI.

Su mensaje de agradecimiento al crimen organizado por haberse “portado bien” durante
los comicios, tan solo a unas cuantas horas de que hubiese concluido la más importante
elección secundaria de los últimos tiempos, nos lleva a preguntar ¿No sabía de todo lo que
sucedió el mismo domingo seis de junio en varios estados durante el denominado “día D”?

¿No es el presidente el hombre mejor informado del país? A él reportan todos los sistemas de
inteligencia, tanto de las fuerzas armadas, como las que tiene el Estado Mexicano en el
ámbito civil.

Te puede interesar: Delitos poselectorales

El candidato de la coalición Va Por México a la gubernatura de Sinaloa, Mario Zamora, así
como el actual gobernador de Michoacán Silvano Aureoles, han denunciado públicamente la
intromisión del crimen organizado en las pasadas elecciones.

El líder de Morena respondió así a los señalamiento de Aureoles Conejo sobre la injerencia criminal a favor de Morena en las elecciones de Michoacán.

Es fácil para el gobierno de la república exigir que quien denuncie presente pruebas sobre
hechos concretos sucedidos el día de la elección. Sin embargo, el temor y el miedo a
denunciar, lo que equivale a enfrentar cara a cara a la delincuencia organizada, representa un
freno. Incluso, ha trascendido que no hay suficientes abogados para interponer los recursos
legales para formalizar las demandas, pues ellos mismos deben estar temiendo por su
seguridad.

Por tanto, estos delitos debiesen perseguirse “de oficio”, sin que medien denuncias de
particulares, pues la afectación es a la sociedad en general y en lo particular a la colectividad
de electores que vieron robado su voto por el crimen organizado.

Te puede interesar: Ni lo uno… ni lo otro


Para Morena y el gobierno federal, beneficiarios de esta intervención en muchos casos, es
más cómodo voltear para otro lado y mostrarse sorprendidos por las denuncias.
Sin embargo, la cifra de 91 candidatos asesinados desde el 07 de septiembre del 2020 y hasta
el 05 de junio, un día antes de la elección, según cifras de la consultora Etellekt, nos refiere a
la injerencia del crimen organizado en estas elecciones. Poco se habla de un
estimado de 910 agresiones de todo tipo, entre lo que están incluidos “levantones”,
secuestros, amenazas y extorsiones para intimidar a candidatos y a su equipo de campaña,
para que se retiren de la contienda o se dejen ganar con holgura.

De comprobarse judicialmente la intervención del crimen organizado se prenderían las
alertas, no sólo en México, sino también en la comunidad internacional, principalmente en
Estados Unidos, país con el que nos unen 3,200 kilómetros de frontera, a lo largo de la cual
están ubicados 94 municipios fronterizos del lado mexicano y 48 condados del lado
norteamericano. Para ese país que el crimen organizado tenga controlados municipios y
dependencias de los gobiernos estatales del norte de nuestro país representa un riesgo para
su seguridad nacional.

Es muy probable que los servicios de inteligencia de Estados Unidos tengan información
precisa y suficiente, principalmente en las elecciones de los estados del Pacífico, donde
curiosamente las encuestas dieron un vuelco, pues las cifras que describían las tendencias en
Sinaloa y Sonora, por citar ejemplos, no correspondieron con los resultados finales en las
urnas.

En pandemia el crimen organizado ayudó a resguardar a los ciudadanos del norte del país

¿Qué sucederá cuando estos grupos de la delincuencia organizada empiecen a cobrar la
factura por los favores otorgados a los nuevos gobernantes?, con su consentimiento o sin él.
El grave problema que hoy vive México es una crisis de liderazgos políticos y esto se debe
a la pérdida de autoridad moral gubernamental, lo cual envalentona a la delincuencia y
estimula a quienes están fuera de estos grupos a iniciarse en la actividad delictiva.

POSDATA

Lamentables declaraciones de Mario Delgado, presidente de MORENA ante las acusaciones
de Silvano Aureoles, gobernador de Michoacán, que denuncia injerencia del crimen
organizado en las elecciones. Delgado responde con amenazas y bravuconadas y no con
argumentos. Da “pena ajena” su nula capacidad intelectual para conducirse con civismo
democrático. Su actitud representa lo peor de la política.

¿A usted qué le parece?