ESTRATEGIA DE VACUNACION: CRONICA DE UN FRACASO ANUNCIADO

ESTRATEGIA DE VACUNACION: CRONICA DE UN FRACASO ANUNCIADO

Compartir
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Al igual que el fallido combate al covid (que en cifras oficiales borda los 140 mil fallecidos pero que, por lo menos, ascienden al doble de esa cifra), la estrategia de vacunación se anticipa como otro monumental fracaso. Además de repetir los garrafales y criminales errores de la política anticovid, como el manejo centralizado y la austeridad, la estrategia citada es equivocada en objetivos y medios asumidos. Ya apestaba a electorerismo desde que Morena rechazó etiquetar recursos para la vacuna, porque el plan era que sólo el presidente decidiera todo lo relativo a las vacunas, y que nadie más que él y su partido pudieran sacar raja política de ello.

La estrategia de vacunación del Gobierno federal parece ir rumbo a un nuevo fracaso dentro de su lucha contra el Covid-19. Te dejamos la colaboración de nuestro columnista Enrique Villarreal.

Así, se decidió que, después del personal de salud, serían los adultos mayores los primeros en ser vacunados (con base en su padrón de beneficiarios), cuando los primeros en serlo debieron ser el sector más expuesto, que más muertos ha tenido, y que es clave para la recuperación económica, los ubicados entre los 35 y los 60 años. Otro brutal error es buscar comenzar con las zonas más apartadas, y no con las capitales y ciudades que concentran el mayor número de contagios. Pero, sobre todo, a estas alturas, el gobierno ya debería tener listo millones de vacunas, compradas, por ejemplo con recursos destinados al tren maya o a Dos Bocas (obras costosas e inútiles), puesto que al ritmo que tiene la vacunación, tardará años en aplicarse a la mayoría de los mexicanos, ni siquiera a los dos terceras partes.

La estrategia de vacunación del Gobierno federal parece ir rumbo a un nuevo fracaso dentro de su lucha contra el Covid-19. Te dejamos la colaboración de nuestro columnista Enrique Villarreal.

Pareciera que el presidente quisiera que se contagiaran y murieran sus opositores, y que no pudieran votar, aunque por muy poderoso que es aquel, está comprobado que lo relativo al Covid no lo puede controlar. Y en el pecado llevará la penitencia, porque entre más tarde la vacunación, mayormente se postergará la salida de la crisis económica, que también se prolongará por años.

FB: Enrique Villarreal

TW: Enrique Villarreal R

TW: Contrapunto TV

JGR

Artículos relacionados

Más publicaciones