La elección de 2020 esta aquí: Estados Unidos decide su futuro

La elección de 2020 esta aquí: Estados Unidos decide su futuro

Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

A un día de la elección norteamericana, nada parece definitivo. El domingo 1 de noviembre, más de 93 millones de norteamericanos habían votado — aproximadamente dos tercios del total de votos contados en las elecciones de 2016, según Michael McDonald, profesor de la Universidad de Florida y director del Proyecto de Elecciones de Estados Unidos. Se estiman más de 100 millones de votos anticipados para esta jornada electoral.

Un país desconcertado pero lleno de energía vota con una urgencia nunca antes vista en una elección presidencial. A pesar de una serie de desafíos — una pandemia que se agrava cada día, retrasos en el correo, largas filas y fallos judiciales reduciendo los márgenes del voto anticipado— Estados Unidos promete superar los 150 millones de votos por primera vez en su historia.

Una encuesta final realizada por Fox News muestra una ventaja para Biden de 52% sobre 44% para Trump, cuatro puntos más que el margen final de 48% de Hillary Clinton en 2016. Trump y Biden no abandonan la ruta de sus campañas, luchando por estados bisagras hasta el último minuto. Una encuesta realizada por el New York Times y Siena College indica ventajas de hasta 11 puntos para Biden en estados bisagra esenciales para ganar como Wisconsin, Pensilvania, Florida y Arizona.

A un día de que se llevé a cabo la elección presidencial en Estados Unidos, los votantes ha emitido millones de votos, ,os cuales podrían ser cruciales para el proceso. Aquí te dejamos la colaboración de nuestra columnista Daniela Guerrero.

En una sociedad altamente presidencialista, es fácil percibir esta elección como una batalla exclusiva entre dos candidatos por la presidencia. Sin embargo, el Senado también esta en juego.

Los demócratas tienen algunas ventajas claras, tanto en el tipo de estados que se presentan a la reelección como en la votación genérica — la tendencia nacional favorece la entrada de un demócrata sobre un republicano al Congreso por un promedio de ocho puntos.

Pero al igual que en la carrera presidencial, su ventaja podría no ser tan amplia en los estados bisagra como indican encuestas nacionales. Esto se traducirá en carreras potencialmente reñidas.

Es poco probable que los demócratas ganen el Senado a menos que también ganen la presidencia. Y dado que Kamala Harris rompería el empate como vicepresidenta, los demócratas necesitan una ganancia neta de tres escaños para controlar efectivamente la cámara.

Muchos analistas predicen que tres estados cambiarán sus preferencias para el Senado: se estima que en Arizona y Colorado triunfen candidatos demócratas, y en Alabama los republicanos. Esto dejaría a los demócratas con una ganancia neta de un asiento. A partir de este punto, necesitarían dos escaños más. Se estima que, con seis a ocho estados indecisos, podrían obtenerlos si las encuestas nacionales a su favor se manifiestan en votos.

Las últimas estadísticas sugieren que las carreras por el Senado en estados competitivos suelen coincidir con los resultados de la presidencia, lo cual ocurrió en 2016 y es probable que se repita este año.

La batalla por el Senado podría terminar siendo la más competitiva, mientras el conteo de votos continúa en los días posteriores al martes 3 de noviembre. De acuerdo con encuestas en estados bisagras como Georgia, Carolina del Norte, Iowa, y Maine, las elecciones decisivas yacen en el filo de la navaja.

La elección de Estados Unidos se definirá por una pequeña diferencia concentradas en ciertos estados cuya tendencia política es muy cerrada.

En los últimos tres días antes del día de las elecciones, ambas campañas se movilizaron intensamente, centrándose en estados que el presidente Trump ganó hace cuatro años y cuyas encuestas este año favorecen a los demócratas.

Biden se reunió con el antiguo presidente Barack Obama para dos mítines en Michigan, mientras que Kamala Harris fue enviada a Florida.

Trump hizo campaña en Pennsylvania, comenzando en un suburbio de Filadelfia y moviéndose hacia el oeste con tres mítines más, incluyendo uno en los suburbios de Pittsburgh.

La primera dama Melania Trump hizo una aparición separada en el noreste de Pennsylvania y otra en Wisconsin, mientras el vicepresidente Pence tuvo dos eventos en Carolina del Norte.

En Texas y Hawái, la participación ya superó los totales de 2016. Otros diez estados, incluidos los principales campos de batalla Georgia, Florida, Carolina del Norte, Arizona y Nevada, han superado el 80 por ciento de la participación en la última elección presidencial.

Sin embargo, este año también se ha presentado un número récord de demandas, y es aún más probable que vengan más tras el cierre de las urnas.

Según un análisis de los datos de los tribunales federales realizado por USA TODAY, entre el 1 de enero y el 23 de octubre se presentaron más de 230 demandas federales relacionadas con las elecciones, más que en cualquiera de los tres últimos años de elecciones presidenciales.

En medio de una jornada electoral con niveles de participación históricos, Estados Unidos enfrenta incertidumbre y polarización, mientras que la tercera ola de COVID-19 arrasa, prometiendo una tasa de contagios sin precedente.

La elección de 2020 ya esta aquí y aun con cientos de predicciones de distintos analistas, votantes y candidatos, es difícil anticipar que traerán los siguientes días.

TW: @daniguerreroo

JGR

Artículos relacionados

hola

Más publicaciones