Elección 2020: Cómo y cuándo votará el electorado norteamericano

Elección 2020: Cómo y cuándo votará el electorado norteamericano

Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Daniela Guerrero

A 22 días de la elección general del estado norteamericano, el voto por correo parece ser una tendencia entre votantes demócratas, y una excepción entre votantes republicanos.

En todo el país, votantes en estados con poca historia de emisión de votos por correo han votado semanas antes de la elección. Todo indica que la mayoría son demócratas.

El sábado 10 de octubre, más de 8.8 millones de boletas ya habían sido recibidas por funcionarios electorales en los 30 estados que han hecho disponibles los datos.

En cinco estados — incluyendo estados bisagras como Wisconsin y Minnesota — el número de boletas devueltas por correo ya es más del 20 por ciento de la participación electoral total de 2016.

En 2016, aproximadamente 146,000 personas en Wisconsin votaron por correo. Este otoño, alrededor de 647,000 personas ya lo hicieron, la mayoría en bastiones demócratas del estado.

El entusiasmo demócrata por el voto por correo no se limita a Wisconsin. Cifras de retorno de boletas en ciudades demócratas en estados bisagra como Pittsburgh (Pensilvania), Chapel Hill (Carolina del Norte), Tampa (Florida) y Houston (Texas), son señales de que muchos votantes han cumplido con sus intenciones de emitir su voto mucho antes del 3 de noviembre.

El compromiso demócrata al voto por correo está dando como resultado una ventaja para el partido antes del día de las elecciones.

En entrevista con el New York Times, Michael McDonald, profesor de ciencias políticas de la Universidad de Florida, dijo que las elecciones presidenciales de 2020 son las primeras en las que los demócratas están emitiendo votos antes del día de las elecciones a un mayor ritmo que sus contrapartes republicanas.

Para los republicanos, los patrones de votación por correo subrayan la gran apuesta que están haciendo por una alta participación el 3 de noviembre, incluso cuando estados como Wisconsin se enfrentan a problemas de seguridad en los centros de votación dado el aumento de los casos de coronavirus.

Todavía hay tiempo para que votantes en zonas republicanas de estos estados se pongan al día, y se espera que voten en grandes números el día de las elecciones.

Un número incalculable de boletas podrían ser rechazadas por no cumplir con requisitos como firmas de testigos, o podrían enfrentar desafíos legales. Actualmente, hay cientos de demandas inconclusas en el país, sobre normas y reglamentos de cómo se emitirán y contarán los votos.

En Pensilvania, el Secretario de Estado sigue buscando asesoramiento de los tribunales sobre si el estado está obligado a verificar firmas en las boletas, y aún se espera un posible fallo de la Suprema Corte sobre los plazos de las boletas.

Sin embargo, en los estados que han comenzado a aceptar boletas por correo, los demócratas han construido lo que parece ser una ventaja considerable, después de años en que electores republicanos solían ser más propensos a votar por correo.

En entrevista con el New York Times, Tom Bonier, director ejecutivo de la empresa de datos demócrata TargetSmart, dijo que sus modelos indicaban una ventaja demócrata de 10 puntos entre 275,000 nuevos electores a nivel nacional, y una ventaja de 18 puntos entre 1.1 millones de votantes esporádicos.

Donald Trump, elección general norteamericana, elección presidencial, elecciones Estados Unidos - Informe Confidencial
Elizabeth Snow fills out her ballot at Red Bank Cumberland Presbyterian Church on Thursday, Aug. 6, 2020, in Red Bank, Tenn. Election Day in pandemic times has arrived in Tennessee, where voters Thursday will decide a heated Republican U.S. Senate primary and other federal and state contests. (C.B. Schmelter/Chattanooga Times Free Press via AP)

Bonier dijo que su modelo mostraba a los demócratas con una ventaja de 1.6 puntos entre votantes esporádicos en el mismo punto del ciclo electoral de 2016. “Los votantes demócratas están muy comprometidos, y están participando», dijo Bonier. “Los republicanos no están haciendo lo mismo.”

Funcionarios de ambos partidos dicen que los electores demócratas están mucho más ansiosos por votar antes, como consecuencia de declaraciones de líderes como Biden y el expresidente Obama, así como para evitar la posible exposición al COVID-19 en centros de votación.

Muchos republicanos han seguido el ejemplo del presidente Trump, que ha penado regularmente el voto por correo, mientras que los dirigentes del partido en algunos estados han ofrecido mensajes contradictorios sobre cuándo deben votar los partidarios.

De acuerdo con una encuesta realizada por el New York Times y Siena College desde el 8 de septiembre en 11 estados bisagra, sólo el 26 por ciento de los demócratas dijeron que planeaban votar en persona el día de las elecciones, comparado con el 56 por ciento de los republicanos.

A pesar de estas tendencias, nada está escrito. Algunos demócratas se preocupan ante la posibilidad de que Trump repita su victoria en las elecciones de 2016, la cual sofocó la ventaja de Hillary Clinton entre votantes prematuros.

Por otro lado, aunque muchos líderes republicanos anticipaban tasas más bajas de votantes antes de las elecciones por las críticas explícitas de Trump al voto por correo, la brecha actual implica que los republicanos tendrán que inundar las urnas el día de las elecciones para darle a su candidato una oportunidad.

Aún con la alta tasa de votos por correo que muchos demócratas celebran, las demandas y problemas sistémicos con boletas en algunos estados les han dado a algunos republicanos suficiente material para tratar de poner en duda la legitimidad del voto por correo.

Las noticias de errores en la votación por correo, aunque poco frecuentes, han recibido una gran atención y amplificación, sobre todo por parte del presidente Trump en Twitter. Aún así, algunos de estos incidentes plantean dudas sobre la capacidad de ciudades y estados para hacer frente al aumento de la demanda de votos por correo. En Ohio, se enviaron casi 50,000 boletas con información incorrecta. En Brooklyn, casi 100,000 boletas fueron enviadas con errores similares.

Durante los últimos seis meses, las reglas sobre cómo y cuándo pueden votar los estadounidenses durante la pandemia de COVID-19 han estado sujetas a batallas judiciales, mientras la mayoría de los estados se apresuraron a adoptar el voto por correo.

Un análisis realizado por el Washington Post de casi 90 demandas de votación estatales y federales reveló que los jueces se han mostrado generalmente escépticos a las denuncias de fraude electoral realizadas por el partido republicano para obstruir la ampliación del voto por correo.

Jueces designados tanto por republicanos como por demócratas han cuestionado los argumentos de que la reducción de barreras al voto por correo podría conducir a un fraude generalizado.

Muchas normas importantes para la votación siguen en el aire después de que se presentaran cientos de demandas en más de 44 estados.

Las decisiones definirán una elección excepcional, en medio de la crisis de salud pública más severa que ha enfrentado Estados Unidos y declaraciones preventivas del presidente actual sobre un resultado amañado.

A pocos días de una elección que promete ser un parteaguas en Estados Unidos, los patrones de votación por correo y en persona parecen dividirse entre líneas partidarias. El cómo y cuándo del voto este año es diverso y complejo, sugiriendo tendencias nuevas y potenciales sorpresas en una elección histórica. 

TW: @daniguerreroo

Artículos relacionados

hola