Aprende más, conoce más, se más

El proceso de crecimiento y maduración de una persona mentalmente se forja tras experiencias, con la adquisición de nuevos conocimientos y habilidades, con lecciones de la vida, con las metas que nos ponemos personalmente y sobretodo con la idea de en quién nos queremos convertir, pues eso nos lleva por un camino único a cada uno de nosotros.  

A mis 24 años de edad, he aprendido que la vida es un proceso, es tiempo, es amor, pasión y dedicación. 

Soñar es el primer paso. No tengas miedo de ponerte metas hasta el cielo, y no dejes que nadie diga que es demasiado, pues tu eres quien se va a esforzar y quien va a trabajar por llegar hasta donde tu quieras estar y hasta ser quien quieres ser. 

Hacerlo realidad es lo siguiente. Este paso es el más importante pues nos enfrentaremos a muchos retos, pruebas, obstáculos y caídas que aunque no lo veas al momento, estos te hacen más fuerte, más hábil, más capaz. 

En este punto, se forja o se fortalece tu personalidad, te convierte y te transforma y comenzarás a ver los resultados, sin embargo, tienes que entender el concepto del tiempo relativo, podemos planear y calcular pero el tiempo, la paciencia y la constancia serán la clave para no adelantar nuestros procesos y que estos se construyan de la mejor manera con los cimientos más estratégicos y organizados. 

Después viene el… ¿Qué pasa cuando logras tus primeras metas? 

Crea más, haz más, se más. 

El conocimiento es poder, y a mi punto de vista una persona no debería dejar de aprender jamás, nunca lo sabremos todo pero aprende de todo. 

Cuando comiences a poner esto en práctica, tendrás que dar lo mejor de ti. Sé apasionado y valiente, no guardes nada, pues la vida no es tan larga. Ama lo que haces y lo que eres, pues esto se verá reflejado en todas las acciones que realices. No importa que sean cosas pequeñas, dalo todo, y aprende a disfrutar de las pequeñeces también, pues estas a veces son las más valiosas. 

Trabaja en ti mismo cada día, renuévate, cambia, transfórmate, amate y no dejes de aprender, explorar y conocer, pues no hay mejor inversión que tu mismo. 

“No hay pasión en jugar pequeño; en conformarse con una vida que es menos de la que eres capaz de vivir”

-Nelson Mandela

También lee: Conectando espiritualmente con tu mascota

_ Jennifer Valencia _ 

Twitter: @SoyJenny20

Compartir

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Artículos relacionados