Esto debes hacer si eres víctima de una agresión sexual, abuso o violación

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

Vivir cualquier tipo de agresión sexual significa cualquier acto que te haga daño, te haga sentir incómoda o te vulnere en cualquier acto sexual no consensuado o en el que tú no hayas dado tu consentimiento o autorización.

Desgraciadamente, cualquier persona puede ser víctima de una violación, abuso sexual o agresión sexual, sin importar la edad, raza, género u orientación sexual. 

Algunas personas creen que esto solo le sucede a las mujeres, pero no es verdad. La mayoría de las víctimas de agresión sexual son mujeres, pero uno de cada cinco resulta ser un hombre.

Cualquier persona puede ser víctima de una violación, abuso sexual o agresión sexual, sin importar la edad, raza, género u orientación sexual. Esto es lo que deben hacer para denunciar.

Si eres víctima de alguna agresión sexual, muy probablemente te sientas en estado de shock o insegura, pero seguir estos pasos podrá ayudarte: 

1. Ubica algún sitio donde te sientas segura. Tu seguridad es primordial. Dependiendo del lugar donde te encuentres, procura ir a un sitio más concurrido o localiza a alguien que te pueda apoyar.

2. No cambies nada en tu cuerpo. No tienes que decidir enseguida si acudirás a la policía o harás una denuncia. Pero, si luego decides hacerlo, es sumamente importante que la policía obtenga toda la evidencia que haya quedado en tu cuerpo. No te bañes, no limpies, ni cambies nada para poder tener pruebas de lo sucedido.

3. Dile a tus padres, figura legal u otro alguien de tu suma confianza. Estas personas podrán ayudarte con los pasos a seguir, lo cual incluye una visita a un médico o enfermero o llamar a la policía.

4. Acudir a un médico o con una enfermera. Recibir cuidados médicos es muy importante tras una agresión sexual. Puedes ir a la sala de urgencias o al centro de salud cercano.

Los cuidados médicos deben incluir una examinación, para revisar que no hayas sido lastimada. Deben darte servicios de salud que podrían incluir un anticonceptivo de emergencia (si existe riesgo de embarazo), un test de detección de enfermedades sexuales, y medicamentos.

Recolectarán evidencia, así dispones de la opción de presentar una denuncia oficial si lo decides. Esto puede incluir semen, cabello, o células de piel de la persona que te atacó.

5. Consigue ayuda de un experto. Pueden darte opciones y conectarte con otros recursos locales. Un centro para las violaciones en tu área puede ayudar a encontrar un médico o enfermero, un consejero y otra clase de apoyo. 

6. Decide si quieres hablar con la policía. Una agresión sexual es un crimen, y tienes el derecho de reportarlo a la policía si así lo quieres. Puedes hacerlo tú mismo o pedir que lo hagan por ti.

Si decides contactar a la policía, considera llevar a alguien para acompañarte y brindarte apoyo. 

Nada de lo sucedido no es tu culpa. A veces las personas se sienten culpables porque el atacante es un amigo, amiga, miembro de la familia o persona con la que salen. No es tu culpa bajo ninguna circunstancia. 

Cualquier persona puede ser víctima de una violación, abuso sexual o agresión sexual, sin importar la edad, raza, género u orientación sexual. Esto es lo que deben hacer para denunciar.

No estás sola. Desafortunadamente, muchas personas sufren una experiencia de agresión sexual, abuso o violación en algún momento de sus vidas, por muy duro que parezca se puede superar con el tiempo, terapia y cuidados.

En la Ciudad de México existe los “CTA”, Centros de Terapia de Apoyo a Víctimas de Delitos Sexuales: https://www.fgjcdmx.gob.mx/nuestros-servicios/en-linea/mp-virtual/cta-centro-de-terapia-de-apoyo-victimas-de-delitos-sexuales

También lee: Miedo y estrés postraumático, entre los motivos que frena a las víctimas de abuso sexual para no denunciar