Sale Lozoya del hospital; irá al Reclusorio Norte… solo a firmar

El exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya Austin, fue dado de alta tras estar 15 días internado en el Hospital Ángeles del Pedregal donde lo atendieron de padecimientos en el esófago, debilidad general y una anemia. 

De acuerdo a lo publicado por el diario Reforma, fuentes del Gobierno federal confirmaron su salida del nosocomio donde fue internado al llegar de España, país donde fue detenido.

La firma del libro de procesados, la realizó de manera electrónica, ante la emergencia por el Covid-19. De acuerdo con fuentes federales, envió un correo electrónico para cumplir con lo dictado por lo jueces, de presentarse los días 1 y 15 de cada mes en la Unidad de Medidas Cautelares. 

Asimismo se le pidió que firme en el Centro de Justicia Penal Federal del Reclusorio Norte.

Te puede interesar: Dan libertad condicional a Emilio Lozoya

Además, cuenta con un brazalete electrónico para ser geolocalizado en tiempo real por la Fiscalía General de la República con lo que podrá circular por la Ciudad de México, solamente pues tiene prohibido salir del Valle de México. Además le fue retirado el pasaporte y visa para evitar que evada la justicia.

El dispositivo de seguridad que mantenían miembros de la Guardia Nacional en el hospital privado fue retirado la madrugada de este sábado.

Lozoya Austin es procesado por dos presuntos sobornos, uno de Altos Hornos de México (AHMSA) para que Pemex adquiriera la planta de Agronitrogenados y otro de Odebrecht para que adjudicara contratos a la constructora brasileña.

Por el primero, fue vinculado a proceso por los delitos de lavado de dinero, mientras que por el segundo se agregó asociación delictuosa y cohecho.

Te puede interesar: Vinculan a proceso a Lozoya por el caso de Odebrecht

Hasta el viernes, en las afueras del nosocomio, había presencia de la Guardia Nacional, además de que unidades de la Secretaría de Seguridad de la Ciudad de México hacían rondines..

Además, elementos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) y escoltas se mantuvieron en la planta baja, además de los accesos.

A través de radios se escuchaba hora de comida

«Entra», «Comida», «Sale», «Entendido», se escuchaba a través de los radios de los agentes federales y custodios.

La primera frase se escuchó alrededor de las 9:30 horas cuando un mesero subió con comida, dos platos con huevos y fruta y una jarra con jugo. A las 10:10 horas se recogió la choralo.

Su comida fue llevada de la torre contigua al edificio de consultorios, en donde está un restaurante.

Para ingresar al elevador que lleva a la zona de hospitalización, vigilantes del Hospital Ángeles tomaban la temperatura, daban gel antibacterial y preguntaba cama y piso para permitir el ingreso, aunque este protocolo no fue aplicado a agentes de la AIC y escoltas.

Con información de Reforma

Te puede interesar: Vinculan a Lozoya por Lavado de dinero, pero no pisará la cárcel

IV

Compartir

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Artículos relacionados