Aunque no le guste a The Economist, la transformación es imparable en México: AMLO

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que aunque no le guste a la revista británica The Economist, a los conservadores o al poeta Gabriel Zaid, la transformación pacífica, democrática y con dimensión social de México es “imparable”.

“Contra viento y marea y aunque no le guste a The Economist, a los conservadores ni al sabiondo de Zaid, la transformación pacífica, democrática y con dimensión social es imparable”, aseguró.

A través de un video publicado en sus redes sociales, el mandatario anunció que terminó su gira de supervisión de los trabajos de modernización en las hidroeléctricas del Río Grijalva, en Chiapas, a las que se cambiarán las turbinas “y generar más energía eléctrica con agua, que es barata y limpia”.  

Seguir leyendo: Ebrard estalla contra The Economist y defiende a AMLO: “entiendan que no entienden”

Aunque no le guste a The Economist, la transformación imparable AMLO

Aseguró que esto “es algo grandioso, extraordinario, y esto es fruto del trabajo de los mexicanos, desde luego también de la naturaleza; por eso decimos: gracias a la vida que nos ha dado tanto”.  

“Con esta agua alcanzaría para tener los tinacos de todas las casas de México llenos en un año y medio, es decir, se abastecería de agua con lo que se acumula aquí a todos los mexicanos durante un año y medio”, señaló.

Destacó que en la Angostura, la presa Belisario Domínguez son cinco turbinas, a diferencia de Chicoasén en la que son ocho turbinas, por lo que, aunque puedan decir que es una presa pequeña o que produce poco, aseveró que “lo más importante es este embalse que es el más grande del país”.

También lee: The economist arremete contra AMLO; lo llama “El Falso mesías de México”

Además, explicó que de las 60 presas que hay en México este es el embalse más grande, donde se acumula más agua, algo así como 18 mil millones de metros cúbicos de agua.

“Cuando se construyó esta presa los ingenieros extraordinarios mexicanos civiles especialistas algunos en hidráulica utilizaron las condiciones naturales, es un cañón y aquí hay 35 kilómetros hacia arriba de cañón, entonces es un embalse enorme, terminando esos 35 kilómetros todavía hay 100 kilómetros más de embalse, por eso se acumula tanta agua”, dijo.

AE