“Nada me va a detener… claro… sólo la muerte”; busca abuelito de 84 años seguir estudiando

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

Abuelito es ejemplo de que cuando se quiere se puede, ya que después de casi cinco años logró terminar su carrera a los 84 años y desea seguir estudiando.

En 2016 el señor Felipe Espinosa Tecuapetla ingresó a la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) para estudiar Ingeniería en Procesos y Gestión Industrial, una carrera nueva entonces, en un campus igualmente nuevo: San José Chiapa.

Abuelito es ejemplo de que cuando se quiere se puede, después de casi cinco años logró terminar su carrera a los 84 años y desea seguir estudiando.

Tenía 79 años cuando comenzó a estudiar, hoy tiene 84 y ya se graduó, asegura que aún quiere seguir estudiando porque menciona que el estudio fortalece, es superación.

El hombre de 1.59 metros de estatura, andar lerdo, apoyado en un bastón, aún carga al hombro un costal con sus pertenencias, pues en los últimos cuatro años de estudio no ha dejado el trabajo. Para poder sacar adelante su estudio vende cebollas, chile, limón y tomates en la Central de Abasto y mercados de Tepeaca y Cholula.

Comenta que su gradación le parecía muy lejana en el año 2016, sin embargo hoy representa un triunfo: “Hoy ya estamos acá y no me queda más que dar gracias a todos, principalmente al rector”, indica.

Abuelito es ejemplo de que cuando se quiere se puede, después de casi cinco años logró terminar su carrera a los 84 años y desea seguir estudiando.

En abril de 2016, don Felipe fue el aspirante de mayor edad en el proceso de admisión, meses más tarde le dieron la noticia de que había logrado ingresar a la ingeniería.

Puede interesarte ¡Impactante! Cruza abuelita hondureña de 93 años frontera de EU en silla de ruedas

Oriundo de la ciudad de Puebla, de joven trabajó la tierra, fue obrero y sus inquietudes por observar de cerca la vida del Ejército lo llevaron a ingresar a la corporación en 1962. Es padre de cinco hijos y uno de ellos es ingeniero.

“Nada me va a detener… claro… sólo la muerte”, comentó mientras sus ojos lloraban de la emoción al recordar todo lo que tuvo que pasar para hoy por fin graduarse.

LM