No hay montaña que se le resista: Viridiana Álvarez, una mexicana de altura

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram
Un día de la nada, Viridiana Álvarez se dio cuenta de que su trabajo no tenía lo que ella quería: pasión. Tras 10 años laborando en la industria automotriz en su tierra, Aguascalientes, renunció para acercarse a lo que más le gustaba: el montañismo. Así es como decidió conquistar la montaña Manaslu en la cordillera del Himalaya. 

“Fue una decisión que condujo otro parteaguas en mi vida, pero fui consciente del costo que se tiene que pagar por los sueños, realmente no fue un sacrificio tan grande, sino que es poner a un lado la certidumbre”, cuenta en entrevista. 

Y así es como Viridiana Álvarez se convirtió en la mexicana y latinoamericana que ya conquistó la cima de las cuatro montañas más altas del mundo, y no sólo eso, pues también tiene el Récord Guinness por el tiempo en el que ascendió al Monte Everest (8 mil 848 metros), el K2 (8 mil 611 metros) y el Kanchenjunga (8 mil 586 metros). 

“Mi última expedición fue al Kanchenjunga, que es la tercera montaña más alta del mundo en mayo de 2019 y con la que logré el Récord Guinness”, dice orgullosa. 

En México, su primera montaña, fue la más alta – el Pico de Orizaba – y desde entonces no se ha detenido. Diez meses después, su siguiente reto fue la cima más alta de América: Aconcagua.

“La gratificación de subir montañas viene en la manera en que yo vivo el montañismo. Para mí la montaña es un espacio donde he podido crecer, desarrollarme, encontrarme a Dios y a mí misma”, cuenta.

MONTAÑA VIRIDIANA ÁLVAREZ MEXICANA

Y como parte de esta pasión, Viridiana Álvarez encontró otra: dar conferencias. Para ello, abrió una empresa de consultoría, – Liderazgo de Altura-, con la que dice, puede cambiar de manera positiva la vida de las personas. 

“Compartir todos esos aprendizajes que he tenido a lo largo de estos años en el montañismo y que alguien más los pueda utilizar, se pueda inspirar o motivar para poder cumplir sus propias metas para mí es una manera de trascender a través de otros”, dice al respecto. 

Pero sus logros no paran ahí. Uno de los que está muy orgullosa es de ser de las pocas mujeres que conquistaron la cumbre del K2 y donde, cuenta, ha podido tener un autocontrol del miedo. 

“El miedo es una emoción que nos ha ayudado a sobrevivir a lo largo de toda la historia del ser humano en la evolución. He tenido miedo en esas montañas, porque si no lo tuviera no estaría midiendo el riesgo, el reto es poder lidiar y tener ese autocontrol del miedo, cada uno lo vive de manera diferente, es una emoción que se requiere, pero que no tenemos que dejar que nos sobrepase, debemos de controlarlo”.

Tampoco olvida, que una vez que descendió del K2, en su primer intento cuando muchos lo logran hasta el cuarto, que de cada cuatro personas que logran llegar a la cima, uno no baja.

Por ello, asegura, el montañismo le permite, también, enfrentar a sus ‘demonios’ y esta cima le hizo ver parte de sus límites. Sobre otras montañas, no deja de lado su experiencia en el Everest.

“El Everest siempre va a ser una montaña muy especial para mí porque es la más alta del mundo y creo que subirla fue un parteaguas en mi vida. Cada montaña tiene su momento especial y el año pasado en el Kanchenjunga llevé la bandera de México y me convertí en la primera mexicana en conquistarla. Además, llegué a la cima el día de mi cumpleaños y superé Récord Guinness”, cuenta. 

Sobre el alpinismo, Viridiana Álvarez dice que para alcanzar todos los retos, es necesario superar tres montañas. “La primera es que hay que soñar en grande, para lograr en grande. Creo que nosotros mismos nos limitamos cuando no nos creemos capaces de poder lograr algo grande”.

La segunda montaña es “cuando confías en ti mismo, tienes la certeza” y “la tercera es atreverse. Todo ser humano tiene la capacidad de soñar, anhelar, desear, pero no todos se atreven a dar ese paso de lograrlo o equivocarse”.

MONTAÑA VIRIDIANA ÁLVAREZ MEXICANA

La alpinista revela que cuando fue a las montañas del Himalaya no tenía esa experiencia ni la certeza de poder subirlas, pero sí tenía la confianza de intentarlo.  Y por ello es que no para, pues espera completar su sueño de subir las 14 montañas más altas del mundo. 

“Llevo cinco, a pesar de ya haber logrado grandes expediciones y ser la primera mexicana y latinoamericana en conquistar las cuatro montañas más grandes del mundo, todavía me queda un camino muy largo”, comenta. 

Por otra parte, la mexicana rememora su experiencia en el Everest, donde estuvo en la cima una hora y 20 minutos, pues era la líder de la expedición. “Espere a que todos subieran y bajaran de la cumbre” aunque supuso que fueron unos 30 minutos, pero cuando observó el registro del tiempo en las fotografías se dio cuenta de que había estado por más de media hora y fue algo extraordinario. 

Entre otras de sus metas, Viridiana Álvarez quiere dar conferencias, consolidar su consultoría y escribir un libro para compartir estos aprendizajes y además romper esos paradigmas. 

“Tener este Récord Guinness, traerlo a México y saber que solamente 12 mujeres en la historia han subido estas tres montañas más altas, ser una de ellas y la más rápida es uno de los mensajes que a mí más me llenan y que quiero compartir”, concluye. 

Te puede interesar: Viridiana Álvarez, la mexicana que conquistó en tiempo récord las montañas más altas del mundo

IV