Meade se registra como precandidato y promete dar continuidad y combatir la corrupción

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

Ciudad de México.- En su primer discurso al registrarse como precandidato priista a la presidencia, José Antonio Meade prometió continuidad respecto al gobierno de Enrique Peña Nieto, a quien elogió como “el arquitecto del cambio”, aunque también dijo que su partido debe tener autocrítica.

“Vamos a transformar, acabemos de una vez por todas con la idea de que este país se tiene que reinventar cada seis años. No hay que demolerlo todo, no hay que cambiarlo todo”, expresó Meade este domingo en la sede nacional priista.
“Apostamos por la experiencia y no por la ocurrencia, por el conocimiento y no por el enfrentamiento, por la preparación y no por la improvisación, en los programas, no en los caprichos; en las instituciones y en la ley, y no en las profecías. Las revelaciones no pueden sustituir el esfuerzo, la preparación y el trabajo”, agregó.
Un día después de que López Obrador planteara la posibilidad de una amnistía para líderes del narco, Meade mencionó: “Estamos de lado de las víctimas, no de los victimarios. Tenemos que anteponer la paz al conflicto y consolidar una cultura de respeto a la ley. El que siembra odio, cosecha soledad”.
En un discurso de 30 minutos, Meade (quien no milita en el PRI) continuó aplaudiendo a Peña Nieto, por su “talento y sensibilidad” para transformar al país, en ámbitos como el energético, y crear en su administración más de 3 millones de empleos.

“El verdadero cambio se dio bajo la conducción de un mexicano con temple, valentía, y amor a México”, comentó Meade. “Vamos a fortalecer lo que ya se ha hecho”.
Durante el gobierno de Peña Nieto, se conocieron casos de varios gobernadores priistas acusados de corrupción, como Javier Duarte, Roberto Borge, César Duarte y Rodrigo Medina.
Sin referirse en específico a esos casos, Meade dijo que su partido debe fortalecer lo que se ha hecho bien, y en cambio actuar con franqueza e identificar aquellas “realidades que nos duelen”.