Impulsan creación sistemas de captación de lluvia en Naucalpan

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

A fin de impulsar la sustentabilidad hídrica en el municipio de Naucalpan de Juárez, Estado de México, dos desarrollos, Latiz y Terralago, se construyen de forma innovadora con sistemas de captación de agua, los cuales retoman buenas prácticas de ciudades en Alemania y China pero considerando los factores locales. 

Hay que recordar que la recolección de agua de lluvia y almacenamiento para su uso posterior es una práctica antigua, que se remonta a miles de años, y todavía se usa comúnmente en muchos lugares rurales en todo el mundo.

Sin embargo, ante la carencia y la dificultad de brindar agua potable a zonas urbanas, la recolección de agua de lluvia se ha planteado como alternativa sostenible de centros urbanos y como una fuente adicional de agua para una variedad de usos dentro y alrededor del hogar.

Te puede interesar: El potencial perdido de Naucalpan

En su forma más simple, la recolección de agua de lluvia consiste en un barril de agua colocado para recolectar agua.

El sistema de recolección de lluvia requiere:

  • Un área de captación, típicamente el techo para capturar la lluvia.
  • Tanque de almacenamiento de agua (también conocido como cisterna.
  • Un sistema de filtrado.
  • Un sistema de distribución (fontanería) o salida para utilizar el agua recolectada.

Debido a la urbanización en zonas habitacionales, comerciales, oficinas y vialidades, el proceso de retención y absorción sufre modificaciones, ya que la impermeabilización del suelo provoca un incremento en los escurrimientos pluviales que serán descargados en el terreno hacia la Presa Madín.

Impulsar la captación de lluvia con sistemas eficientes, es una de las mejores estrategias para solventar la falta de agua y mitigar las inundaciones en zonas urbanas.

Por ello, se trabaja con técnicas de Desarrollo de Bajo Impacto (Low Impact Development – LID) que prevén impedir que el agua de lluvia se mezcle con el drenaje de aguas residuales, para lo cual se incorporará una red de drenaje pluvial con 16 puntos de descarga distintos.

Dicha red estará conformada por 11 puntos que conducen al Río San Juan, cuatro se dirigen al Río Tlalnepantla y uno descarga a una cuenca diferente. 

Como parte de la infraestructura, se prevé colocar sistemas de captación pluvial debajo de las glorietas para almacenar e infiltrar los escurrimientos; en tanto que en los hogares se instalarán sistemas de captación que permitan recolectar las aguas de lluvia.

Su objetivo es almacenar y filtrar el agua para labores de uso doméstico aplicando la norma de calidad “NOM-003-SEMARNAT”.

Con estas acciones se prevé que en seis meses sea posible generar 44 mil 48 metros cúbicos.

Te puede interesar: Fake news: obstáculo para el éxito de movimientos sociales

Con estos sistemas de captación se podría aprovechar 60 por ciento del agua de lluvia en actividades humanas, dejando el restante 40 por ciento se infiltre al subsuelo. Con ello sería posible recuperar al mes un promedio de cuatro mil 404.6m3, que a su vez representa la demanda diaria de al menos 978 personas.

Ejemplo a nivel mundial

La recolección de agua de lluvia es una práctica aceptada en varios países por diversas razones.

En Canadá, el Código Nacional de Plomería de 2010 permite el uso de agua de lluvia para la descarga de inodoros y urinarios, así como riego subterráneo.

Impulsar la captación de lluvia con sistemas eficientes, es una de las mejores estrategias para solventar la falta de agua y mitigar las inundaciones en zonas urbanas.

En Australia, casi el 50% de la población vive en casas equipadas con tanque de agua de lluvia, siendo obligatoria para viviendas nuevas en Queensland.

En el suroeste de Estados Unidos, la recolección de agua de lluvia es común y el estado de Texas exige sistemas de captación pluvial para los grandes edificios gubernamentales. 

Mientras que en Alemania, Bélgica y Japón se alienta la recolección de agua de lluvia para reducir la cantidad de agua que ingresa la infraestructura de aguas pluviales.

Las iniciativas planteadas por los desarrolladores implican retomar prácticas innovadoras y acciones que sean amigables con el medio ambiente, además de que en el futuro cercano serán de gran importancia y se prevé marquen pauta para el desarrollo de viviendas sostenibles.

JGR