Gestión de Del Mazo en Huixquilucan: Advertencia para mexiquenses

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

Basta con ver los cinturones de pobreza que rodean los exclusivos edificios de Huixquilican para comprender la magnitud de la desigualdad que se vive en el municipio

huixquilucan

Ciudad de México.- Alfredo del Mazo Maza, candidato a la gubernatura por el Estado de México, por la bancada del PRI, fue presidente municipal de Huixquilucan de 2010 a 2012; su gestión es el más preciso de los ejemplos de lo que podría ser el futuro del Estado de México.

Desafortunadamente para los mexiquenses, el legado de Del Mazo, no fue precisamente próspero, sino que estuvo marcado por una marcada desigualdad que los habitantes del municipio no pueden olvidar.

El paso del Caballero de Huixquilucan por el municipio, estuvo lleno de irregularidades, que lo convirtieron en el municipio más desigual de todo el Estado. De acuerdo con la Auditoría Superior de la Federación (ASF), estás son algunas de las irregularidades encontradas:

  • Daño al erario público por un monto total de 5.8 MDP
  •  Ordenar que policías municipales fungieran como escoltas de exfuncionarios, cuyo sueldo fue pagado  tomados del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de los Municipios (Fortamun) por un monto de 3.3 MDP.
  • Mala aplicación de recursos del Fondo de Infraestructura Social Municipal en acciones que no contribuyeron a beneficiar a personas en rezago social y pobreza extrema. 1.8 MDP
  • No se realizaron trabajos para la construcción y rehabilitación del jardín de niños David Alfaro Siqueiros, pero si se destinaron 37 mil 920 pesos 

Estas son algunas de las irregularidades que las autoridades han identificado, sin embargo, la desigualdad en el municipio fue tan marcada durante la gestión de Del Mazo, que en varios actos públicos ha sido increpado y repudiado por el electorado como en el siguiente video, en el que dos mujeres le increpan su atrevimiento de ir a pedir sus votos para convertirse en gobernador, cuando no hizo un buen trabajo cuando fue Presidente Municipal de Huixquilucan, hasta que finalmente lo corren del sitio al grito de ¡Fuera, fuera!