¿Fiebre de litio en México?

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

El litio es un mineral que está en boga, gracias a que se usa para fabricar baterías de los autos eléctricos y en aparatos electrónicos como celulares, computadoras y tabletas. También es utilizado en cerámica y medicamentos antidepresivos. Y México tendría la reserva más grande de litio en el mundo.

De acuerdo a Mining Technology, en Sonora, específicamente en el municipio de Bacadehuachi, se hallaron reservas probadas y probables de 243.8 millones de toneladas, que contienen 4.5 millones de toneladas de litio equivalente.

Cabe señalar, que la demanda de litio ha ido en aumento y con ello, su precio ha subido. Tan sólo entre  2014 y 2018 se pagaba entre 6 mil 690 dólares y 17 mil dólares por tonelada. Sin embargo, la pandemia de Covid-19, afectó al mercado, por lo que en octubre del año pasado, se reportó un precio de 7 mil 500 dólares por tonelada; actualmente su precio es de alrededor de 12 mil 600 dólares. 

¿Fiebre de litio en México? Es un mineral que está en boga.

La descripción de litio, de acuerdo a las clases de química es que es un elemento químico de la tabla periódica; en su forma pura, es un metal blando, de color blanco-plateado y químicamente reactivo. 

Además, es uno de los metales más ligeros y se oxida rápidamente en aire y agua, pero se prende en un tono rojo intenso al acercarse a una llama; si la combustión es violenta, se torna a un blanco brillante.

Te puede interesar: Analizan nacionalizar el litio en México

Cabe destacar que en la naturaleza no es encontrado de forma pura, sino que es hallado en minerales como en algunos tipos de rocas (pegmatita) o en solución en cuerpos salmueras (agua con una concentración de sal disuelta) pozos petrolíferos, campos geotérmicos y/o arcillas.

Y regresando a México, Sonora no sería la única entidad donde hay litio, sino también en Baja California, San Luis Potosí y Zacatecas, donde se está explorando la posibilidad de encontrar yacimientos viables de explotar.

Con ello, hubo interés de inversionistas, sin embargo, Martín Obaya, investigador del Consejo Nacional de Investigadores Científicas y Tecnológicas (Conicet) de Argentina, asegura que la explotación del litio no es económico.

“Es un elemento súper abundante en la tierra, sin embargo su explotación no es económicamente rentable en la mayoría de los casos. Por eso su explotación se da en pocos países”, explicó.

El anuncio del yacimiento se hizo en 2019, pero un año después, en 2020, la Secretaría de Economía dijo que la extracción del litio es un proceso poco eficiente y cuyo costo es muy elevado.

Sin embargo, la empresa Bacanora Lithium — dueña de la concesión que explotará el yacimiento en Sonora— aseguró que la producción comenzará en 2023, cuando los pronósticos del mercado de litio se fortalezca.

Leer más: Aumentará demanda de litio ante auge de autos eléctricos

“Sonora es un proyecto que durará 300 años, con costos operativos bajos, en el que produciremos litio de alta calidad para la industria de las baterías para vehículos eléctricos”  dijo el CEO de la empresa canandiense, Peter Secker al medio español ‘El País’.

Cabe destacar que en la naturaleza no es encontrado de forma pura.

Pero no sólo es el interés de las empresas. Legisladores vieron la oportunidad para nacionalizar el litio e impulsar un proyecto similar al que desarrolla Bolivia. La iniciativa es del senador de Morena, Alejandro Armenta.

Con ello, explicó, la explotación de litio podría ser muy ventajosa pues los precios se recuperaron alrededor de un 88 por ciento.  “Lo que hoy vale el litio en México es 4,5 veces el valor de la deuda externa soberana, que asciende a 11 billones de pesos. Ahí está una respuesta para darle solución al desastre económico que tenemos en nuestro país”, indicó.

En tanto, Bolivia creó una empresa paraestatal, Yacimientos de Litio Bolivianos, que no ha podido producir a escala industrial litio de calidad para exportar al nivel que Argentina y Chile. 

Nacionalizar el litio no es cosa fácil, pues los expertos dicen que México no cuenta ni con la tecnología ni el conocimiento para impulsar una industria propia, por lo que las alianzas público-privadas o los impuestos sobre la producción podrían ser una opción.

Elon Musk, director general de Tesla, aseguró que la fábrica se provee de litio proveniente de Australia. Sin embargo, si México logra explotar los yacimientos que posee, las baterías de litio podrían volverse un negocio rentable, gracias a su ubicación geográfica.