Farooq Muhammad, paquistaní que lleva más de un mes ‘atrapado’ en el aeropuerto de la CDMX

Farooq Muhammad, paquistaní que lleva más de un mes ‘atrapado’ en el aeropuerto de la CDMX

Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

El paquistaní Farooq Muhammad lleva más de un mes “atrapado” jurídicamente en una habitación del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

Muhammad reside en México desde hace más de dos años con un permiso de trabajo como cocinero y en febrero de 2020 decidió realizar un viaje breve a su país para arreglar temas familiares.

Sin embargo, debido a las restricciones de movilidad por la pandemia de covid-19 pudo hacerlo hasta el 9 de septiembre.

Para entonces su permiso de trabajo ya había expirado, pero se asesoró y volvió confiado en que la ley mexicana permite regularizar el documento al momento de su reingreso si no tenía más de un mes de vencido, como era su caso.

Cuando llegó al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), autoridades del Instituto Nacional de Migración (INM) le negaron el ingreso al país. Además, le exigieron que volviera a Paquistán, pero él se negó.

El paquistaní enfrentó su proceso y firmó documentos sin hablar inglés ni español, hasta que el 15 de septiembre, tras la intervención del consulado de su país, recibió la asesoría legal de la Clínica Jurídica Alaíde Foppa, de la Universidad Iberoamericana, que se comunica con él mediante una aplicación de traducción.

Luis Carrancá, abogado de la Clínica, enfocada en la defensa de refugiados, explicó que hasta que se interpuso un juicio de amparo el INM informó a Farooq se le negó el ingreso a México por tener una alerta migratoria.

“En casos previos hemos sabido que el INM genera la alerta migratoria al momento para justificar un rechazo. En 2018 identificamos casos en los que se usaba la alerta migratoria para extorsionar a las personas en el aeropuerto”, refirió.

La Clínica interpuso amparos ante jueces penales y administrativos, sin embargo cada uno declinó competencia hacia el otro, por lo que el caso se mantiene detenido.

La clínica detalló que él se encuentra incomunicado en una sala sin acceso a luz o ventilación natural lo que le ha generado la aparición de hongos en manos y pies, y aunque le dan sándwiches de jamón de puerco, su religión le impide comerlos, por lo que solo ingiere frutas y comida proveniente de una máquina expendedora.

A través de sus representantes mandó un mensaje para afirmar que él no es un delincuente, sino un trabajador y que necesita ayuda.

Por su parte, Carrancá considera que al menos Farooq debe ser trasladado a una estación migratoria del INM para continuar ahí su proceso, pero el organismo se ha negado a ello.”Se ve mucho más delgado y demacrado, pero lo que más preocupa es su estado mental, su salud psicológica, se le ve ya con ansiedad, muy desesperado, refiere que ha llorado los últimos días”, narró.

Artículos relacionados

hola