Denuncia Tania Lezama, sobreviviente del colapso en L12, maltrato de médicos

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

Tania Lezama, la adolescente que sobrevivió al desplome de la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México, habló por primera vez y recuerda cómo sucedió esta tragedia y cómo logró sobrevivir.

“Lo del Metro estuvo muy feo, me acuerdo de todo y me da miedo. Cuando se cayó el Metro, mi cuello se lastimó, quedó en medio de las puertas y unos bomberos me ayudaron a salvarme porque abrieron con unas pinzas, rompieron los vidrios del Metro y de un lado chiquito intenté sacar mi cuello”, detalló la menor sobre su rescate.

La joven viajaba con su hermana mayor, Nancy de 22 años, quien desafortunadamente perdió la vida en el lugar, cuando colapsó la trabe con los dos últimos vagones donde viajaban en la Línea 12, entre las estaciones Tezonco y Olivos; ambas viajaban a casa tras venir de una cena con el novio de la joven mayor.

“Yo quería buscar a mi hermana…, todas las personas cayeron en mí, los muertitas los iban juntando en mis piernas. Un señor que sí podía caminar me ayudó porque los policías nada más andaban tomando fotos, se subían arriba de mi cintura y yo gritaba del dolor.

Denuncia Tania Lezama, sobreviviente al colapso en L12, maltrato de médicos
https://www.youtube.com/watch?time_continue=59&v=js7CXrvyWrg&feature=emb_title

Te puede interesar: Reabrirán tramo entre Atlalilco a Mixcoac tras colapso de Línea 12

La joven narró desde el hospital privado en el que se encuentra recuperándose de las lesiones y fracturas que sufrió, que el vagón en el que viajaba se encontraba casi lleno e iban a bordo todo tipo de personas, embarazadas, parejas, ancianos y por supuesto su hermana.

“Una embarazada me pedía auxilio, pero yo no me podía mover de las piernas, cuando el metro se estaba cayendo más yo gritaba por ayuda, había unos tubos que se desoldaron y con ellos me fui jalando hacia arriba (ya que el vagón estaba casi horizontal). 

El señor que me sí podía caminar me ayudó y pidió a los bomberos que le lanzaran una manguera, con esa me agarré muy fuerte y me jalaron, un señor me amarró de las axilas y me sentaron en un asiento del metro y me sacaron por la ventana de emergencias”, contó.

Debido a su estado de salud y por la incertidumbre sobre si le amputarían las piernas o si volvería a caminar, Tania reveló que sus papás no quisieron decirle que su hermana había fallecido en el accidente porque no querían darle más preocupaciones: “no me dijeron porque estaba entre la vida y la muerte y con una hemorragia muy fea”.

Seguir leyendo: Exigen 6.4 millones de pesos para cada víctima de tragedia de Línea 12

La joven narró desde el hospital privado en el que se encuentra recuperándose

Sin embargo, el sufrimiento no termina para Tania Lezama, pues además de ser una de las víctimas de la tragedia, también perdió a su hermana Nancy, y ahora lucha por su salud en el hospital privado en el que se encuentra internada tras sufrir una fractura de columna.

“Me faltan más operaciones, llevo dos operaciones, me falta la de mi coxis y la pelvis. No es justo que ya el viernes me quieren dar de alta y no puedo mover mis pies”, relató.

Tania rompió el silencio a 10 días del accidente para denunciar el viacrucis que está viviendo a diario por maltratos de los médicos y una atención deficiente. Señaló que los doctores la regañan por no mover sus piernas, pues aseguran que lleva mucho tiempo internada.

“Los doctores se enojan, me regañan, me gritan, porque no muevo mis pies… luego no me quieren poner medicamentos para el dolor. Yo en las noches lloro del dolor… me duele mucho mi panza”, aseveró la menor.

"Los doctores me gritan por no mover mis pies",

Días antes, la madre de Nancy (QEPD) y Tania Lezama, comentó en una entrevista para Univisión que su hija Tania no recibió ninguna intervención tras quedar con la columna rota, hemorragia interna y fractura en el cráneo días después del incidente.

“Tiene hemorragia interna, dicen que no la pueden operar porque se puede desangrar además que no tienen material que yo lo comprara, necesitas clavos, no podemos pagarlo”, dijo la madre de ambas.

AE