Debido a la “austeridad” cierran 300 unidades de Prospera

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

Unas rejas impidieron el acceso a afiliados a Prospera, (programa de la pasada administración) a la Unidad Médica Urbana (UMU) de La Noria, Xochimilco. Este no fue el único caso, médicos y enfermeras de las UMU de 18 entidades denunciaron que fueron despedidos, en algunos de los casos sin indemnización y a todos ellos se les pidió entregar las instalaciones a más tardar el 15 de junio.

De acuerdo a Gisela Juliana Lara Saldaña, encargada de la Unidad del Programa IMSS-Bienestar, y con el oficio 59 54 61 0722/1727, se informó que debido a la conclusión del proyecto Prospera y su transformación al nuevo Programa de Becas para el Bienestar de Educación Básica Benito Juárez, IMSS-Bienestar ya no recibirá los recursos que Prospera proporcionaba al ramo 12 del Presupuesto de Egresos de la Federación, sino que ahora se entregaría a los beneficiarios, por lo que las Unidades Médicas Urbanas tendrían que dejar de operar.

“Me permito hacer de su conocimiento los lineamientos a seguir para el cierre de operaciones y conclusión de los servicios que se proporcionaban a las familias beneficiarias de Prospera en las Unidades Médicas Urbanas”, cita el documento.

A nivel nacional existen 315 Unidades Médicas Urbanas distribuidas en 28 entidades federativas, así lo señala el catálogo de infraestructura del IMSS-Bienestar. Su principal función era brindar servicios médicos a la población sin seguridad social que habita zonas urbanas marginadas; en cada una laboraban alrededor de uno o dos equipos integrados por un médico, dos enfermeras, un promotor de acción comunitaria, un administrador y una secretaria.

El 26 de mayo, en el marco del 40 aniversario de IMSS-Bienestar, Zoé Robledo, director general del instituto, dijo que el programa cuenta con 4 mil 86 unidades médicas, de las cuales 15 son UMU. No explicó qué pasó con las 300. Durante el evento el funcionario afirmó que no habría recortes de personal médico; “porque es al que más tenemos que proteger. Allí es donde la gente reclama atención”.

El medio informativo, El Universal realizó un recuento y detectó el cierre de UMU en Puebla, Guanajuato, Morelos, Sonora, San Luis Potosí, Oaxaca, Chiapas, Hidalgo, Guerrero, Veracruz, Michoacán, Tlaxcala, Ciudad de México, Coahuila, Durango, Zacatecas, Estado de México y Campeche.

Ex empleados que trabajaron en las UMU por más de 10 años revelaron a El Universal, el maltrato laboral que sufrieron, también denunciaron malas condiciones y que el cierre de estas clínicas afectará a los mexicanos más vulnerables.

“No tenemos seguridad social, estamos contratados por honorarios, no generamos antigüedad y muchas veces se retrasaron nuestros pagos, [pero] eso no importó nunca, y ahora nos corren sin liquidación, no hay oportunidad de reubicarnos y lo peor es que la gente que venía para controlar su diabetes, hipertensión o a darle seguimiento a su embarazo se quedó sin ese servicio”, aseguró la enfermera Tania Rincón, quien trabajó en la UMU Ocotal 2, en la alcaldía Magdalena Contreras.

Octavio Méndez, quien laboró como médico en una UMU de Guanajuato, expresó que luego de ser despedidos, a algunos compañeros se les ofreció una plaza en alguna Unidad Médica Rural (UMR), pero las vacantes son muy pocas si se comparan con el número de profesionales despedidos; además, para el personal de enfermería el panorama es más complicado.

“Ofrecieron una plaza similar, pero en las UMR, a donde los pasantes no van, aunque son muy pocas. Tan sólo en Guanajuato somos 25 médicos los que perdimos nuestro trabajo y los lugares que ofrecen no llegan ni a 100. Para las enfermeras la situación es más grave, porque no hay vacantes”, señaló.

Personal de UMU de Hidalgo, Estado de México, Michoacán, Campeche, Oaxaca y Tlaxcala dieron a conocer que les deben dos meses de salario y que para pagarles los condicionaron a realizar inventarios de los insumos en cada clínica y a hacer efectiva la entrega-recepción.

“En Hidalgo se cerraron seis centros de salud de este tipo: Sahagún, Pachuca, Tulancingo, Santiago Tulantepec, Ixmiquilpan y Tula. Nos deben dos meses de salario y aseguran que el pago sale la última semana de junio, pero la indicación es guardar todo en cajas, cuadrar inventario y esperar la entrega-recepción; si no lo hacemos, no hay sueldo”, mencionó un médico que prefirió omitir su nombre.

El documento 59 54 61 0722/1727 señala que el próximo 30 de julio “serán dadas de baja la totalidad de claves y combinaciones presupuestales, unidades de información, claves de ubicación y centros de costos del ámbito urbano, por lo que la delegación deberá asegurarse de que el presupuesto designado en el centro de costos 073206 podrá ser reordenado a los centros del ámbito rural”.

Además, se indica que a más tardar el 30 de junio será retirada la totalidad del presupuesto no ejercido en estas clínicas y el enlace de la Unidad del Programa IMSS-Bienestar. El designado para atender los asuntos relacionados al cierre de operaciones financieras será Armando I. Olvera Infante, jefe del departamento de Recursos Financieros del IMSS.