¿Cuáles son los intereses de Enrique Ochoa Reza en materia energética?

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

Ciudad de México.- Para empezar por comprender cuales son los intereses del ex Presidente del PRI en materia energética.  Hay que hacerse la pregunta: ¿Quién es Enrique Ochoa Reza fuera de la política?   Enrique Ochoa, no es un político improvisado, cuenta con una extraordinaria formación académica que consta de dos licenciaturas, dos maestrías y un doctorado;  pero no en cualquier institución académica, obtuvo sus títulos de Derecho en la UNAM y de economía en el ITAM. Realizó sus posgrados en la Universidad de Columbia en Nueva York.   Durante su paso por Columbia fue ayudante en la cátedra del Premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz, con el cual publicó un texto en coautoría. No todos los políticos han tenido ese privilegio.   Aunque algunos han criticado su falta de experiencia en la política partidista, Ochoa  tiene una gran capacidad para debatir incluso ante los propios priistas.   Vale la pena considerar que Enrique, maneja muy bien el tema de políticas públicas y mucho más en cuestión energética  (su tesis de licenciatura en economía la dedico al tema del mercado de energía eléctrica). Es experto en el análisis de políticas públicas y en buscar la manera en que tengan un buen impacto en la población.       Aunque la bancada de diputados del PRI para la siguiente legislatura se verá  disminuida en número, desde su curul, Enrique Ochoa Reza apostará por serias y fuertes iniciativas en materia energética y empleo. Es más que evidente que  quiere un lugar en la Comisión de Energía de la Cámara baja, en donde están por repartir asientos.   Ochoa busca meterse a lo más técnico de las reglas del sector, para abonar al desamarre de nudos que impiden buenas inversiones.   Así como las que hacen empresas españolas, como Iberdrola, en su país. Allá suelen construir dos presas, una a una altitud superior que la otra y en medio instalan una hidroeléctrica. Cuando cierta energía es barata durante el día, la usan para bombear el agua montaña arriba y cuando se encarece, por ejemplo, en horas laborales pico o cuando hay más demanda por las luces de las ciudades, dejan caer el agua para generar electricidad barata con la corriente de agua. El ciclo se repite una y otra vez.   Pero aparentemente en México ese tipo de proyectos no son factibles y tristemente todo topa, nuevamente, en la CRE que preside el egresado del ITAM Guillermo García Alcocer. Será por las razones que él explique, pero el asunto que con frecuencia sale a relucir el nombre de la institución cuando buscan una piedra que atore la reforma energética.   El punto es que hoy no están reguladas ese tipo de tarifas eléctricas diferenciadas por horario o demanda y por eso, al presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, puede costarle trabajo impulsar las hidroeléctricas que tanto quiere. ]]>