Recibe cardenal Norberto Rivera extremaunción antes de ser intubado

Recibe cardenal Norberto Rivera extremaunción antes de ser intubado

Compartir
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

El cardenal emérito de México, Norberto Rivera Carrera, fue intubado y el lunes recibió la extremaunción ante su mal estado de salud, aseguró el sacerdote Hugo Valdemar Romero.

Valdemar Romero detalló que el cardenal ingresó por Covid-19 al Hospital Mocel, pero debido a que se agravó su estado de salud se le tuvo que cambiar a otro hospital.

El cardenal emérito de México fue intubado y el lunes recibió la extremaunción ante su mal estado de salud.

Te podría interesar: Hospitalizan al Cardenal Norberto Rivera tras complicaciones por Covid-19

Actualmente ahí permanece en terapia intensiva, sedado e intubado, declaró a la Agencia Apro.

Comentó que Rivera Carrera tiene serios daños pulmonares y muy baja saturación de oxígeno, que ha llegado a bajar al 40%. Dijo que el traslado hospitalario sucedió el domingo 17 de enero y que el pronóstico es bueno.

Afirmó que les han dado un pronóstico esperanzador “confiamos en que va a superar esta enfermedad”.

Te podría interesar: «Covid se cura con té de guayaba», asegura Cardenal de Guadalajara

Desmienten muerte de cardenal

El domingo, la Arquidiócesis Primada de México dio a conocer que el cardenal Norberto Rivera Carrera, de 78 años de edad, había sido hospitalizado por Covid-19 y desmintió versiones que circularon en Internet acerca de su fallecimiento.

El cardenal emérito de México fue intubado y el lunes recibió la extremaunción ante su mal estado de salud.

El sacramento de la unción de los enfermos, también conocido como extremaunción, es un acto litúrgico comunitario realizado por iglesias cristianas por el cual un presbítero signa con óleo sagrado a un fiel por estar enfermo, en peligro de muerte o simplemente por su edad avanzada.

Con la acción se significa que le es concedida al enfermo o al anciano una gracia especial y eficaz para fortalecerlo y reconfortarlo en su enfermedad, y prepararlo para el encuentro con Dios.

JGR

Artículos relacionados