Afrontan afromexicanos problemas raciales y marginación

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

México se caracteriza por su cultura y por tener una multiplicidad de pueblos. Sin embargo, estos pueblos luchan diariamente con sus arraigadas desigualdades sociales. Ejemplo de ello, son los afromexicanos.

Los afromexicanos pugnan cotidianamente por el reconocimiento como parte de nuestra sociedad, lidiando con problemas raciales y de marginación.

Tras el proceso inicial de conquista, el gobierno de la Nueva España instauró un marcado sistema de castas. Dicho aparato político reguló la interacción racial y la movilidad socioeconómica. En la parte superior del sistema de derechos la comunidad europea se situó a sí misma; en la parte más baja fue colocada la migración africana traída como esclava al Nuevo Mundo.

La historia de la llegada de los esclavos con origen africano a México nace bajo tres premisas:

  • La incapacidad legal para esclavizar a los indígenas.
  • La tesis de “voluntad divina” que concluían en la superioridad racial.
  • La idea de que los “negros” poseen mejores características físicas para los trabajos pesados.

El proceso de inserción de los africanos en México siempre tuvo una tendencia a la invisibilización. En el imaginario colectivo de México el negro ha sido pensado como una especie de antihéroe. Ejemplo de ello son dos figuras históricas que funcionan como arquetipos de la visión del negro en México.

El primero es el Estebanico, un esclavo de grandes proporciones físicas que viajó a lado de los conquistadores. El segundo es Francisco Eguía, colonizador que insertó el virus de la viruela en la población indígena. En ambos casos se exalta la visión del negro como un humano torpe, aliado inconsciente de la Conquista.

Pese al sistema de castas, el mestizaje cultural y biológico no logró ser detenido por los españoles. Sin embargo, el mestizaje de la población negra no solo disolvió sus características físicas, también desdibujó su identidad cultural.

A diferencia del indígena, el negro no logró reinterpretar su cultura en un molde occidental que le permitiera seguir conservándola. Por el contrario, los afromexicanos fueron diluidos en la identidad mestiza. Pese a ello, los afrodescendientes conservaron condiciones de opresión y aislamiento semejantes a la esclavitud.

Otra situación por la cual ha pasado el afromexicano es la tendencia a la extranjerización. Los afrodescendientes con rasgos físicos más notables suelen no ser reconocidos como mexicanos, lo cual ha limitado la formación de su identidad, para incluirse en las que poseen mayor aceptación.

Los afromexicanos actualmente 

Actualmente, la región en la que se concentran estas poblaciones es la denominada Costa Chica de Guerrero, principalmente en los municipios de Ometepec y Cuajinicuilapa, así como en el distrito de Jamiltepec, ubicado en la región de la costa de Oaxaca y conformado por 24 municipios.

Asimismo, existen poblaciones importantes en Chiapas, Coahuila, Michoacán y Veracruz.

Las entidades con mayor presencia de población afromexicana son Guerrero (6.5%), Oaxaca (4.9%) y Veracruz (3.3%).

En México, de acuerdo con datos del INEGI, el 1.16% de la población nacional se identifica como afromexicana.

Como minoría que es atravesada por cuestiones de raza y color de piel, bases del racismo en México, afrontan la dificultad de ejercer plenamente sus derechos; asimismo, se enfrentan a su falta de inclusión en la toma de decisiones en el país.

Este piso disparejo, que es amedrentado por la precarización económica relacionada con el racismo, tiene efectos en la calidad de vida de estas poblaciones y su acceso a diferentes servicios públicos, como la educación. Se estima que una de cada seis personas afrodescendientes (15.7%) es analfabeta, lo cual representa casi el triple de la tasa a nivel nacional (5.5%).

De acuerdo con el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED), los derechos de las personas afrodescendientes que más se violentan en México son el trato digno y la igualdad de oportunidades, situaciones en las que la mayoría de las veces el color de piel fue la causa de discriminación.

También lee: “Donde hay prietura hay sabrosura”; lanzan movimiento contra el racismo