Advierte López-Gatell que pandemia durará hasta octubre

El subsecretario mexicano de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, advirtió que la pandemia de COVID-19 alcanzará su punto máximo de contagios la próxima semana, aunque perdurará en algunas zonas hasta octubre, y el Gobierno de México se declara “preparado” para afrontar lo que sería una posible nueva oleada para fin de año.

“Empezamos en febrero, terminaremos en octubre y podríamos decir que a mitad de junio estaremos a la mitad del conjunto de curvas epidémicas”, dijo en entrevista López-Gatell.

Según los últimos datos, México registró un récord de contagios con 4.883 nuevos casos de COVID-19 y ya acumula más de 129.000 enfermos y 15.357 fallecidos desde la llegada del coronavirus SARS-CoV-2 el 28 de febrero.

Las autoridades habían anunciado que el pico llegaría a principios de mayo,  pero el encargado de liderar la lucha contra la enfermedad en el país aclaró que esa fecha solo obedecía al área metropolitana de la Ciudad de México, la zona más afectada.     

Por si te interesa: México está en el momento más peligroso de Covid-19: OMS

Subrayó que en un país tan grande como México no se puede establecer un solo pico porque se “segmenta la epidemia” por territorios, aunque calculó que “un punto intermedio sería a mitad de junio”.

Y es que ciudades como Tijuana (Baja California) ya están en descenso, mientras que los contagios en Monterrey (Nuevo León) todavía están en ascenso y esta ciudad podría declarar el fin de la epidemia a mitades de octubre.

El epidemiólogo explicó que la pandemia “se ha vuelto tan larga gracias a las medidas de mitigación” del Gobierno, lo que ha evitado que “de súbito llegue una gran cantidad de casos”.

“Solo si se mantiene el grado de control de la movilidad pública durante los siguientes tres meses, las predicciones serán fieles y posiblemente estaremos con una cifra de entre 25.000 y 30.000 defunciones. Si no, podríamos tener una mayor mortalidad”, advirtió

López-Gatell defendió que la situación no se les ha ido de las manos. “No hemos tenido que tomar decisiones que bordan el límite de la ética como decidir que una persona se queda sin ventilador porque le toca a otra. Puedo decir con mucha tranquilidad que evitamos muertes”, zanjó.

Temas relacionados: Registran 1 millón de infectados por Covid-19 en una semana

Fue en abril y mayo cuando se dio el cierre de la economía no esencial, y luego, el Gobierno federal anunció el 1 de junio como el inicio de la “nueva normalidad” con la apertura de algunas industrias, aunque pidió a la gente permanecer en casa porque los 32 estados del país siguen en “riesgo máximo” de contagios.

Las cifras de fallecidos en México han generado controversias porque los pacientes que murieron sin tener el resultado de la prueba de COVID-19 tardan unos siete días en ser contabilizados, mientras que hay un número desconocido de muertos sospechosos a los que no se les pudo hacer la prueba y no quedaron en los registros.

López-Gatell explicó que están trabajando para tener una “estadística de mortalidad no observada”, aunque defendió que mejorar la atención médica es más importante que tener cifras actualizadas de fallecidos.

“Sería un acto de irresponsabilidad dedicar la fuerza de trabajo en este momento a este tipo de ejercicios cuando tenemos que atender otros elementos”, justificó.

Y dudó de algunas investigaciones periodísticas que han estimado que en la capital la mortalidad es tres veces superior a la observada.

El epidemiólogo ha sido muy crítico también con la idea de hacer pruebas masivas a la población puesto que considera que es más efectivo dar seguimiento a los casos graves y que los que propugnan hacer muchos tests tienen intereses económicos detrás.

“Lo he dicho muchas veces a funcionarios de la OMS, este mensaje de hacer ‘tests, tests, tests’, qué daño ha hecho a todo el mundo”, expresó

Ante la posibilidad de un nuevo brote sumado con la influenza a finales de año, dijo que el país está “preparado” gracias a la “reconversión hospitalaria” que se ha hecho durante esta crisis, en la que se han incrementado las camas de terapia intensiva de unas 3.500 a 13.000.

“Nos sentimos muy satisfechos porque no hemos tenido ningún caso de que por sobreocupación hospitalaria tengamos que tener a alguien fuera del hospital”, expresó López-Gatell, quien añadió que “ventiladores ya tenemos los suficientes”.

A pesar de las consecuencias que ha dejado la pandemia todavía no cree en la existencia de COVID-19.

“Hay personas que les da miedo llegar al hospital porque se han difundido audios que dicen que en los hospitales se mata a la gente. Es una aberración”, dijo.

Con información de El Universal

Compartir

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Artículos relacionados