Acusan a la empresa “Alarde” de ecocidio y despojo de Tierras Mayas

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

Ciudad de México.- A pesar de las problemáticas territoriales en torno a la construcción de las plantas de energía limpia adjudicadas a la CFE, empresas en Yucatán y Tamaulipas avanzan en la materialización de sus proyectos comprometiendo casi 340 millones de dólares en tres parques eólicos.   Uno de estos casos es el del ejido Sinanché, en Yucatán, cuyos habitantes han acusado a la firma Alarde de intentar despojarlos de sus tierras, utilizando arrendamientos firmados hace 30 años sin el consentimiento de los campesinos y que fueron autorizados en 2014 por el alcalde Santos Nicolás Chunab Celis.   A los habitantes les han hecho creer que bajo el acuerdo firmado por el mandatario pasado, se rentarán a las firmas mil 89 hectáreas del eijdo, sin embargo, la empresa se ha negado a dar una copia del contrato por lo que los campesinos ponen en duda los acuerdos.   Bajo una resolución del Tribunal Superior de Justicia Administrativa y protestas de los lugareños se logró detener las obras, un estudio de impacto ambiental fue determinante para pausar el proyecto, puesto que no se cumplían los requisitos solicitados por la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Medio Ambiente.   En el caso también intervino la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio) y aseguraron que con el proyecto se vería afectado el hábitat de especies locales y se verían afectadas aves residentes y migratorias.   Edgar Ocampo, catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de México, explicó que la construcción de este parque eólico traería consigo no sólo daños ecológicos, además problemas a la salud auditiva y cardiaca de los habitantes.   Dicho proyecto deriva de la primera subasta energética realizada en 2016 por la Secretaría de Energía (Sener), pero ha presentado múltiples obstáculos porque de acuerdo con la Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente del estado, 8.7% de la superficie de la entidad está reservada como área natural protegida.   Alarde es una compañía especializada en el desarrollo, financiación y construcción de proyectos de generacón de energía eléctrica mediante energías solar y eólica con presencia en México desde hace una década.]]>