A un paso de la legalización; así es como se permitió el uso del CBD medicinal en México

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

Con el paso del tiempo, los tabús y mitos en torno al cannabis han ido cayendo y se han descubierto diversos usos, además del recreativo, y que va desde el medicinal, cosmético o en la industria de alimentos y con ello, algunos países latinoamericanos están avanzando hacia su legalización y México es uno de ellos. 

Uno de los productos derivados del cannabis es el CBD o cannabidiol y que en nuestro país está permitido para su uso médico. Cabe señalar que el cannabis tiene más de 500 sustancias, llamadas alcaloides, y alrededor de 60 son cannabinoides; de las 500, la mayoría tiene efectos farmacológicos, además de que los cannabinoides también tienen efecto medicinal.

El cannabis fue prohibido desde 1920 aunque desde inicios de este siglo se ha intentado aprobar su legalización. En 2015, el activista Raúl Elizalde logró que las autoridades de salud le permitiera utilizar el CBD para que su hija Grace pudiera recibir un tratamiento pues padece el síndrome de Lennox Gastaut; con este activo es que pudo paliar sus más de 400 convulsiones al día. 

Desde su llegada a México, el cannabis ha sido una arte fundamental de la cultura, la ciencia y el comercio en nuestro país.

Te podría interesar: Estas son las ventajas del cannabis en México a lo largo de la historia

Además, diversos estudios médicos han dado cuenta de que el uso de cannabinoides, principalmente el CBD y THC puros o en combinación,  pueden ser utilizados en el tratamiento de epilepsia.

De esta forma, el consumo medicinal del cannabis llegó al Poder Legislativo; primero fue aprobado en la Ciudad de México y luego el Congreso de la Unión legalizó su uso medicinal el 20 de junio de 2017 y con ello pudieron estar disponibles aceites, ungüentos y otros productos con CBD.

Luego, en 2019 el Senado de la República, por mandato de la Suprema Corte de Justicia de la Nación empezó a preparar una legislación para legalizar la cannabis, pues en 2015 se pronunció por la inconstitucionalidad de la prohibición de su consumo y desde entonces otorgó amparos a quienes interponían un recurso. De ahí, que la Corte pidió al Congreso legislar al respecto

Sin embargo, en 2018 la  Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) liberó alrededor de 60 permisos para producir materias primas, alimentos, bebidas, suplementos alimenticios, cosméticos, farmacéuticos, entre otros, otorgando a empresas del sector,  un importante rango para trabajar. 

Conoce los beneficios de medicinales de la marihuana

Pero estos lineamientos fueron revocados y a principios de este 2021, la Secretaría de Salud publicó el reglamento para el uso medicinal, con lo que permitió a empresas farmacéuticas realizar investigaciones médicas sobre productos de cannabis.

De esta forma, de acuerdo el reglamento publicado en el Diario Oficial de la Federación, estipula: “la fabricación de derivados farmacológicos y medicamentos, y médicos para la realización de diagnósticos, preventivos, terapéuticos, de rehabilitación y cuidados paliativos”.

¿Y la legalización?

Y a pesar de que se comercializan algunos productos con contenido de CBD, se espera una legislación para regular este mercado. 

Además hay que considerar que nuestro país, el 80 por ciento de las tierras del país son aptas para cultivar cannabis, pues no enfrenta problemas de clima como Canadá, por ejemplo. Ello permitirá una constante cosecha sin tener los costos de luz, calefacción y mano de obra calificada.

Te puede interesar: Estas son las ventajas del cannabis en México a lo largo de la historia

Entre las empresas mexicanas que desarrollan productos con cannabis están CBD Life y CBD Science, Medimex, Hemp Meds y Pharma Oil Solutions. Este mercado puede crecer, pues un estudio realizado por Grand View Research, señaló que en el mundo, su venta y uso superará los 66 mil millones de dólares para finales de 2025.

Para México, de acuerdo a New Frontier Data, hay un potencial de ingresos de 2 mil millones de dólares, con una creación de hasta 70 mil empleos.

JGR-IV