Verano podría durar hasta medio año por culpa del calentamiento global

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

Los efectos colaterales del calentamiento global seguirán dando problemas al planeta si no se realizan esfuerzos de mitigación contra el cambio climático, pues de acuerdo con un estudio el clima de verano podría durar hasta medio año, en el hemisferio norte del planeta para el año 2100.

En el estudio, publicado el 19 de febrero en la revista Geophysical Research Letters, explican que durante cerca de los últimos 60 años, el verano se ha extendido un promedio de 17 días en todo el mundo.

“Los veranos son cada vez más largos y calurosos. Mientras que los inviernos son más cortos y cálidos debido al calentamiento global», explicó Yuping Guan, autor principal del artículo. Además, indicó que los nuevos compromisos climáticos están «muy lejos» de cumplir los objetivos del Acuerdo de París, advierte la ONU

Pese a que la idea de tener veranos más largos para disfrutar la temporada de calor para vacacionar, este hecho podría afectar significativamente nuestra salud, el medio ambiente y la agricultura.

Te puede interesar: Estos países están comprometidos para combatir el cambio climático

Esto aumentaría la frecuencia de olas de calor, tormentas e incendios forestales, también, las enfermedades transmitidas por mosquitos podrían propagarse aún más rápido y, en última instancia, planteando “mayores riesgos para la humanidad”.

El calentamiento global seguirán dando problemas al planeta, pues de acuerdo con un estudio el clima de verano podría durar hasta medio año, para el año 2100.

“Es probable que los mosquitos tropicales portadores de virus se expandan hacia el norte y provoquen brotes explosivos durante los veranos más largos y calurosos”, dice el estudio.

De igual manera, otra de la repercuciones es que los inviernos podrían durar menos de dos meses al año, mientras que la primavera y el otoño son igualmente más breves.

Según la investigación, dirigida por científicos del Laboratorio Estatal Clave de Oceanografía Tropical en China, analizó seis décadas de registros climáticos históricos diarios y utilizó modelos climáticos para proyectar tendencias futuras.

Seguir leyendo: México se calienta más rápido que el resto del mundo

Sostienen que en promedio el número de días de verano en el hemisferio norte saltó de 78 a 95 entre 1952 y 2011. Mientras que el invierno, se redujo de 76 a 73 días durante el mismo período y por último la primavera se contrajo de 124 a 115 días y el otoño de 87 a 82 días.

En ese sentido los científicos proyectaron que si estas tendencias continúan, el verano durará casi seis meses al año, el invierno se reducirá en dos meses y la primavera y el otoño también se reducirán. Con la extensión del verano llegan olas de calor más intensas y eventos climáticos extremos como sequías e incendios forestales.

“Los veranos son cada vez más largos y calurosos, mientras que los inviernos son más cortos y cálidos debido al calentamiento global”, señaló en un comunicado Yuping Guan, oceanógrafo físico del Laboratorio Estatal Clave de Oceanografía Tropical y autor principal del nuevo estudio .

“Numerosos estudios ya han demostrado que los cambios de estación causan importantes riesgos ambientales y para la salud”.

AE