Podrán usuarios pagar el Metro a través del reconocimiento facial

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

Recientemente Moscú lanzó un nuevo sistema de pago llamado Face Pay, el cual consiste en cobrar el acceso al Metro por medio de reconocimiento facial. Esta tecnología fue implementada en más de 240 estaciones del sistema de transporte Ruso.

“El uso más grande de tecnología de reconocimiento facial en el mundo”, así lo resaltaron los funcionarios del medio de transporte, pero también ha levantado críticas por la vulneración a la privacidad que supone, según The Guardian.

El servicio de pagos mediante reconocimiento facial funciona por medio de fotos almacenadas. Para ello, Face Pay requiere que los usuarios del Metro descarguen la app Mosmetro, carguen una foto y vinculen sus tarjetas bancarias.

Una vez hecho lo anterior, todo lo que necesita hacer el usuario es mirar la cámara colocada en las entradas sobre torniquetes para ingresar al andén.

Las autoridades de Moscú esperan que entre el 10 y el 15 % de los pasajeros usen Face Pay “con regularidad”, de cara a los próximos dos o tres años, con el propósito de reducir colas y contacto en la nueva normalidad.

En cuanto a las preocupaciones en torno a la privacidad y el reconocimiento biométrico, según The Guardian, el Departamento de Tecnología de la Información de Moscú aseguró que las fotos recopiladas mediante los canales oficiales no se entregarán a la policía y, en cambio, se cifrarán de forma segura en el sistema GIS ETSHD (Centro Unificado de Procesamiento y Almacenamiento de Datos de Moscú).

Sin embargo, eso no convence a los defensores de la privacidad en Rusia:

“Este es un nuevo paso peligroso en el impulso de Rusia por el control de su población. Necesitamos tener total transparencia sobre cómo funcionará esta aplicación en la práctica”, dijo a The Guardian Stanislav Shakirov, fundador del grupo de derechos digitales Roskomsvoboda.

La implementación de Moscú del reconocimiento facial en su amplia red de más de 10,000 cámaras de vigilancia, puede ser una herramienta más para rastrear a cualquier persona.

“El Metro de Moscú es una institución gubernamental y todos los datos pueden terminar en manos de los servicios de seguridad”, agrega Stanislav Shakirov.

Además de la posibilidad de abuso por parte de las autoridades locales de Moscú, el sistema puede ser secuestrado por atacantes informáticos.

De hecho, ese es el riesgo real de aplicar el reconocimiento facial en la vida de los ciudadanos, no solo porque el gobierno podría tener mayor control sobre los movimientos de las personas, sino que también el sistema en sí es un objetivo vulnerable para abusos por parte de otros actores malintencionados.

También lee: Prueba Rusia con éxito su nuevo misil hipersónico Zircon